De Suyapa a Suyapaleo

Suyapa, una mujer que fue diagnosticada con 4 patologías crónicas a la edad de 25 años, ha superado muchos obstáculos hasta formarse en coaching en nutrición para ofrecer soluciones de salud integrativa. Os invito a visitar su Web, www.suyapaleo.com

Suyapa Amador Cubero es, en mi opinión, una de las mejores expertas españolas en salud integrativa, ya que aúna sus conocimientos científicos en bioquímica, biomedicina y genómica con su propia experiencia con cuatro enfermedades crónicas, que consiguió superar mediante un cambio radical de alimentación y estilo de vida.

Hola Suyapa, ¿puedes hablarnos un poco de tu formación científica y de los estudios que has realizado?

¡Hola Alice!

Pues mi formación científica comienza en 2005, obtuve mi título de licenciatura en bioquímica en 2011 y terminé mi máster en biomedicina regenerativa en 2012.

Continué mi carrera científica en un centro de genómica e investigación oncológica en Granada, donde trabajé en I + D + I durante más de 4 años hasta 2016, en el área de genética y variabilidad humana.

Como muchos, tu interés más específico por la biología, la alimentación y la salud nació a raíz de unos problemas personales de salud. ¿Nos los explicas?

Si, bueno, siempre me ha apasionado entender cómo funcionamos, me fascina la complejidad de nuestro organismo y por eso desde siempre he buscado respuestas en la bioquímica humana (sistema inmune, biología celular, metabolismo, bioquímica clínica, etc.) y en la genética, y por eso consagré mi carrera a dilucidar algunos de los mecanismos moleculares que nos esculpen.

Pero, efectivamente, a raíz de un rápido deterioro de mi salud en pocos años, mi interés por estas cuestiones creció aún más.

En 2011 comencé a padecer episodios de cistitis recurrentes que acabaron cronificándose, hasta que llegué a sufrir un episodio de infección de orina semanal. Estuve así muchos meses.

Los diversos médicos que visité desesperada me sentenciaron a antibióticos de por vida y me animaron a aceptar esta infección como algo con lo que tenía que convivir el resto de mi vida. Nadie me habló nunca de cambiar mi alimentación. Recuerdo que una vez uno me recomendó no beber zumos.

Los antibióticos favorecieron un entorno propicio para la candida albicans, de modo que tras cada episodio de cistitis aparecía un episodio de candidiasis vaginal. Finalmente, también cronifiqué esta infección, que para mí fue la que más afectó a mi vida.

Así que, aparte de los antibióticos para cistitis, me sometí a varios ciclos de tratamientos antifúngicos orales y locales algunos de hasta 6 meses de duración, sin mejorar.

En 2012 me diagnosticaron celiaquía tras salir positivas las pruebas de anticuerpos y endoscopia.

Y finalmente, en 2013, debido a unas heridas que no se cerraban en el cuero cabelludo, bajo el pelo, los dermatólogos me diagnosticaron mi cuarta enfermedad crónica, psoriasis. Me explicaron que era autoinmune y me avisaron que si no me trataba con corticoides las heridas podían aparecer en cualquier parte de mi cuerpo.

¿Qué efectos provocaron tus sucesivos diagnósticos y qué acciones emprendiste para gestionarlos lo mejor posible?

Pues en menos de tres años acumulé 4 enfermedades crónicas y autoinmunes, así que con 25 años me encontraba realmente enferma y con una calidad de vida tan mala que a veces no quería ni levantarme de la cama.

No tenía ilusión por mi día a día ni era feliz. Sonreía y aparentaba que estaba bien y me esforzaba por mantenerme positiva, pero en casa, junto a mi chico (quien siempre ha estado a mi lado y me ha cuidado muchísimo), en la intimidad me hundía y lloraba cada día sin saber qué más hacer aparte de ir a decenas de médicos y probar todos los medicamentos que me recetaban.

No entendía por qué había enfermado para siempre, de forma crónica. No podía creer que tenía que vivir con esas enfermedades el resto de mi vida. Y seguía yendo a distintos médicos en busca de segundas (y terceras y cuartas opiniones). Pero todos me decían lo mismo. Que tenía que aceptarlo y vivir con mis enfermedades, porque eran crónicas.

Los efectos de esta sentencia son devastadores. La palabra crónica es terrible. No da lugar a la esperanza. No da lugar a la búsqueda de soluciones, porque es crónico. Y este concepto, en términos médicos implica que no hay cura y que es para siempre.

Lo gestioné muy mal, francamente, durante unos meses estuve en shock, muerta en vida y sufriendo unos dolores terribles, que iban a peor y que me decían que debía aceptar para siempre.

¿En qué momento decidiste que no te ibas a conformar con lo que te decían tus médicos?

Pues tras el diagnóstico de psoriasis en febrero de 2013, decidí empezar a informarme yo también.

Yo sabía leer artículos científicos e interpretarlos, así que me puse a estudiar los artículos relacionados con mis enfermedades y sus tratamientos farmacológicos, pero lo que leí no me trajo consuelo. Ninguna de mis enfermedades crónicas tenía solución porque no había ningún fármaco que las curase. Estuve unos meses muy deprimida. Y llegó un momento en que entendí que no podía vivir así. O encontraba soluciones o encontraba soluciones. Lo otro no era vida, para mí, no era una opción.

Esa rabia, esa negación me sacó de mi depresión y me insufló energías para seguir buscando.

Estaba dispuesta a hacer lo que fuera y a probar lo que fuera. No podía aceptar ese dolor crónico, la candidiasis vaginal crónica, era sin duda para mí, la peor de las 4 enfermedades que tenía. Casi no podía sentarme en mi puesto de trabajo del dolor y de las heridas, no dormía por las noches y mi vida en pareja era realmente complicada. Tenía que vencer a la cándida, simplemente no podía vivir así. Y como no podía aceptarlo, ese verano, por fin contemplé otras alternativas.

Gracias a mi madre contacté con un naturópata que me habló por primera vez de la importancia de la alimentación y me aferré a esta nueva información como a un clavo ardiendo. Tenía que confiar, porque era la primera y única vez es esos años que me decían que había soluciones para la candidiasis vaginal crónica. ¡Que podía eliminarla!

¿Cuál fue tu experiencia con la nutrición ortomolecular?

Fue mi rayo de esperanza. Me devolvió la energía para seguir. Fue lo que me hizo ver que se podía abordar la salud a través de otras aproximaciones, no sólo la farmacológica.

Aunque no comparto algunas premisas, la nutrición ortomolecular me reveló un enfoque integral de la salud humana que nunca me habían enseñado en la universidad, que nunca había leído en ningún artículo científico de los que yo leía y que jamás me habían informado  las decenas de médicos que visité durante años.

Fue como si se cayera una venda de mis ojos para siempre. Ya nunca volví a entender la salud de la misma forma. Probé durante varios meses la nutrición ortomolecular, leí a Cala Cervera y noté mejoras significativas.

Aunque no me curé del todo, mejoré mucho, lo cual me permitió comprender que mis enfermedades crónicas debían ser abordadas desde otro ángulo.

Ten en cuenta que he estudiado ciencias de la salud toda mi vida, (¡trabajaba en un laboratorio en ciencia básica!) y nos enseñan a «curar» la enfermedad con fármacos, única y exclusivamente.

De modo que, si no hubiese topado con la nutrición ortomolecular y si no la hubiese experimentado de forma tan positiva en mi propia piel, jamás habría contemplado la opción de que la alimentación y estilo de vida son cruciales en la enfermedad crónica, tanto o más importante que los fármacos.

Gracias a la nutrición ortomolecular cambié mi forma de alimentarme para siempre y entendí, por fin, que debía leer y aprender otro tipo de estudios científicos, otro enfoque.

¿Por qué caminos descubriste la medicina integrativa y la dieta evolutiva o Paleo?

El año 2014 fue un año intelectualmente convulso para mí. Tuve que aceptar que había estado equivocada en muchas cosas, tuve que rehacer mis esquemas mentales, y tuve que reaprender de nuevo muchas creencias muy establecidas en mí sobre salud y ciencia.

Tras mi experiencia positiva con la nutrición ortomolecular, me enamoré de la ciencia de la nutrición humana. Refresqué todo lo que había estudiado en la carrera sobre metabolismo e inmunología, comencé a leer libros sobre nutrición y a buscar artículos científicos sobre mis enfermedades y dieta. Aprendí mucho, pero no acababa de encontrar nada concreto.

En mi trabajo, yo me dedicaba al estudio de una parte de la genética humana y para mí fue natural el hecho de que mis ideas y reflexiones sobre nutrición humana empezaran a encaminarse por sí solas a un enfoque evolutivo.

De pronto, se me ocurrió que tenía que haber una forma de alimentarnos que nos correspondía como especie animal.

¡Había que aplicar la teoría evolutiva que nos enseñan en todas las carreras de ciencias de la salud a la nutrición humana!

Y empecé a buscar en esa dirección.

Y lo primero que encontré, por supuesto, fue a Fitness Revolucionario. ¡Plagado de referencias científicas y confirmando mis ideas! Recuerdo perfectamente la noche en que topé con Marcos Vázquez. Casi lloré de emoción al ver que lo que yo llevaba tanto tiempo teorizando estaba más que estudiado desde hacía años.

Desde entonces he bebido con ansia cualquier conocimiento que llega a mis manos, (libros, artículos científicos, blogs, etc.) y me sumergí de lleno en la corriente de la nutrición evolutiva y la medicina integrativa. Al igual que mi pareja Oscar, el gran pilar en mi vida y mi eterno compañero en este camino, quien también es científico y tras vivir junto a mi todo esto, se subió al carro de la Paleo y ha vivido en su propio cuerpo y salud una transformación poderosa.

¿Cómo y en cuanto tiempo resolviste la mayoría de tus síntomas después de cambiar tu dieta y tu estilo de vida?

Bueno, yo cambié mi dieta de forma radical en septiembre de 2013. Cuando comencé con la dieta de Cala Cervera.

Aunque mejoré, también tuve recaídas bastante fuertes y además me quedé muy delgada, con lo cual, a principios de 2014, decidí modificar un poco la dieta y aumenté el consumo de proteína de origen animal y volví a introducir fruta, eliminé todos los cereales y reduje mucho las legumbres porque detecté que ambos me sentaban mal, así que, en definitiva, empecé a comer una dieta bastante paleo sin saberlo.

Y en abril de 2014 volví a someterme a otro tratamiento antifúngico muy potente que me recetó mi ginecóloga y que duró unos meses. Pero esta vez, por primera vez, lo acompañé de una alimentación muy saludable, y en septiembre de 2014, tras unos análisis, la ginecóloga me diagnosticó como curada de la candidiasis vaginal crónica. ¡Estaba súper feliz!

¡Había vencido a una enfermedad que decenas de médicos me habían asegurado que era crónica!

Las heridas de psoriasis fueron desapareciendo lentamente también, al igual que la cistitis que se redujo a 1 episodio cada 2 meses, hasta que nunca más aparecieron.

Podría decir que en un mes noté mejoras espectaculares pero mis síntomas desaparecieron por completo en 1 año aproximadamente, tras cambiar mi dieta y estilo de vida.

¿Hoy podrías decir que ya estás bien del todo, o te quedan síntomas? ¿En qué circunstancias pueden aparecer los brotes? 

A día de hoy estoy genial. ¡Mejor que nunca en mi vida! Creo estar en la mejor época de mi vida desde que soy niña. Sin embargo, también sé que tantos años de antibióticos por la cistitis, y de antifúngicos, repercutieron profundamente en mi flora intestinal. Y sigo recuperándola lentamente, ¡cada año a mejor!

Mi talón de Aquiles es el estrés sin ninguna duda. Hay años que no sufro ningún brote de candidiasis, cistitis o de psoriasis, pero hay años en que sí aparece un brote. Y siempre coincide con una época en la que me he olvidado por completo de mí.

No soy perfecta ni mucho menos, por ejemplo, esta Navidad ha sido muy estresante para mí (y quizá he tomado más cerveza sin gluten de la que tolero jeje) así que en enero han aparecido las pequeñas heridas de psoriasis en la cabeza que me avisan de que me estoy equivocando. Son mi indicador de salud, me dan toques de atención para que haga una nueva auditoría de mi estado y de mi vida. Yo lo agradezco.

¿En qué consiste tu alimentación en estos momentos? ¿Puedes indicarnos qué comes en un día típico?

¡En estos momentos estoy haciendo una dieta paleo-cetogénica y estoy súper contenta! Pensaba que no podría hacerlo, pero no me está costando nada, me está sentando muy bien y estoy disfrutándola mucho.

Creo que el invierno es un buen momento para probarla porque no hay tanta fruta deliciosa y apetecen más los platos calentitos llenos de grasa buena y caldo.

  • En un día típico desayuno un café con grasa (mantequilla o aceite de coco) batido nada más levantarme.
  • Almuerzo sobre las 13:30, muchas verduras, (últimamente, sobre todo muchas de hoja verde ecológicas, que nos regala mi padre), como espinacas, berza o acelgas. Normalmente junto a una porción de carne o huevos camperos.
  • Y suelo cenar pescado, por ejemplo, sopa de pescado y marisco o ensalada de salmón con pipas de calabaza o chucrut con atún en lata al natural.
  • Como postre, últimamente tomo un vasito de yogur hecho con leche de vacas de pasto, con arándanos y una cucharadita de miel y/o un par de onzas de chocolate al 85% (adoro el chocolate).
  • A veces me permito comer unas palomitas caseras, que sé que no son paleo, ¡pero son mi debilidad! y en poca cantidad y de vez en cuando no me hacen daño.

¿Cuál es tu opinión sobre el poder de la epigenética?

La epigenética es lo que le confiere un dinamismo casi infinito a la casi inamovible genética.

Es el mecanismo biológico que nos esculpe a lo largo de la vida.

Es un campo fascinante, relativamente novedoso y que sólo estamos empezando a vislumbrar.

¡Es el medio que nos rodea impactando directamente en la expresión de nuestros genes! Y, puesto que los distintos estímulos que nos rodean pueden ser casi infinitos, las combinaciones y su proyección fenotípica también pueden serlo.

¿Y no es simplemente increíble saber que lo que comemos, hacemos o incluso sentimos cambia la información que se enciende o apaga en nuestras células?

A mí me lo parece, en mi opinión, somos máquinas tan complejas que creo que nunca llegaremos a comprender del todo nuestros engranajes ni las interrelaciones entre ellos ni con el medio que los rodea.

¿Qué piensas acerca del enfoque farmacológico de la medicina contemporánea?

Pienso que los fármacos salvan vidas. Y que son absolutamente necesarios para casos graves como infecciones, contagios, enfermedades autoinmunes o enfermedades congénitas donde falta una proteína o molécula concreta, por ejemplo.

Sin la ayuda de los fármacos, probablemente no habría conseguido eliminar del todo mi infección de candidiasis vaginal crónica. Por eso creo que puede ser muy peligroso dejar de tomar un fármaco sin la supervisión de un médico.

Pero también pienso que reducir la complejidad del organismo humano a algo tan simple que se puede curar con un sencillo fármaco e ignorar por completo la alimentación, el ambiente, el estrés, en definitiva, los factores que influyen en la epigenética, es muy peligroso.

Esto es lo que está sucediendo con algunos enfoques exclusivamente farmacológicos de la medicina.

Peor aún, algunos consideran los factores epigenéticos como pseudociencia. Parece que, si no se habla de abordar la enfermedad exclusivamente a través de un fármaco sintético, cualquier otro enfoque es esotérico y que estamos alentando a que se hagan cantos a la luna.

A pesar de haber cientos de estudios y de respaldo científico muy sólido, tan serios y «peer-reviewed» como los farmacológicos. A pesar de que es evidente que los fármacos no están curando las enfermedades crónicas por si solos. Y a pesar de que es evidente de que hay cientos de personas como yo, con enfermedades crónicas, supuestamente para toda la vida, que se curan o mejoran notablemente tras cambiar sencillas pautas de vida.

Este enfoque, a mi parecer tan simplista y cerrado, solo repercute en los pobres pacientes con enfermedad crónica como yo, y como tantos otros. Y provoca que haya cientos de personas dando tumbos, como yo en su momento, buscando desesperados la pastilla milagrosa que les cure, cuando en realidad la enfermedad fue causada por desregulaciones tan complejas e intrincadas que jamás podrían reequilibrarse con un simple fármaco, si no sólo a través de modificaciones ambientales y con el tiempo, no de un día para otro.

Como no existe tal fármaco, los humanos somos (y me incluyo porque yo también pensaba así) tan soberbios que en vez de contemplar que la enfermedad es más compleja que todo ese simplismo y que no lo entendemos todo, preferimos asumir como dogma que el fármaco es la cura de todo, ponerle la etiqueta de crónico al paciente que no se cura y dejarlo como caso perdido o peor aún, intentamos normalizar la enfermedad crónica, convirtiéndola en algo natural para el ser humano, algo que tenía que suceder porque estaba escrito en nuestros genes. Aludiendo a la aceptación del paciente y consintiendo que la enfermedad crónica se perpetúe y destroce la calidad de vida de la persona.

Preferimos asumir eso a asumir con humildad que podrían existir otras opciones, que podríamos estar equivocados.

Es triste, pero solo contemplamos esta opción cuando nos toca a nosotros mismos padecer la enfermedad crónica. Ahí es cuando nos bajamos de nuestra silla sabelotodo y buscamos desesperados luz y esperanza en otros enfoques científicos.

En resumen. Creo que debería de haber una alianza entre enfoque farmacológico y el enfoque integral, no debería haber bandos ni intereses en el abordaje de la salud, debería de haber una unión de enfoques para optimizar la búsqueda de soluciones reales, por supuesto, basando siempre todo abordaje de la salud en la investigación actualizada y con el más sólido respaldo científico.

¡Cuéntanos más sobre tu formación de coach en nutrición y tus estudios de dietética!

Mis enfermedades y mi recorrido con ellas me permitieron descubrir mi pasión: Ayudar a los demás a prevenir la enfermedad y a mejorar su calidad de vida a través de la alimentación y estilo de vida. Por eso decidí cambiar mi profesión por completo, dejé a un lado las pipetas para dedicarme a las personas a través del coaching.

Creo que el coaching es el futuro porque permite acompañar a las personas en un camino precioso de crecimiento personal, de forma muy íntima y cercana.

Por eso, en abril de 2017 nació SuyaPaleo, como resultado de mi formación como coach en nutrición y tras un año de duro trabajo junto a Oscar, que es quien lleva casi toda la parte técnica e informática de la página y quien revisa amorosamente cada artículo antes de publicarlo, sin él ¡SuyaPaleo no existiría!

Aparte, creo que, las personas que nos queremos dedicar a ayudar, nunca deberíamos dejar de estudiar, por eso intento mantenerme en constante formación.

He estudiado varios cursos del ICNS porque me parecen de lo mejor que hay ya que se basan exclusivamente en evidencia científica. Actualmente, estoy formándome como Técnico Superior en Dietética con lo que en 2019 seré profesional sanitario.

Me encanta poder hacer divulgación de la ciencia en mi blog y es muy gratificante cuando recibo e-mails de médicos preocupados por sus pacientes, que me han leído y también empiezan a contemplar el impacto del ambiente en la salud y consideran ampliar su formación en nutrición y estilo de vida para aplicarlo en su consulta.

Suyapa_2 - Episalud.com

¿Cómo empezaste a ayudar a los demás, de manera muy natural y espontánea, casi sin darte cuenta de ello?

Cuando mis enfermedades remitieron ¡yo no podía dejar de hablar de la nutrición evolutiva y de todo lo que estudiaba y descubría! A cualquiera que me preguntara le hablaba de mi historia y de lo que se publicaba en ciencia, lo hacía de pura alegría y emoción. Y al principio, fueron amigos y familiares muy cercanos, que querían mejorar su vida y habían visto mi cambio, me pedían opinión y ayuda. ¡Y mejoraban!

Luego, esos amigos y familiares hablaban de sus mejoras a otros amigos, que me escribían al e-mail y me hacían preguntas. Yo en ese entonces, ni pensaba en trabajar en otra cosa y estaba súper centrada en mi doctorado, simplemente me encantaba compartir lo que sabía a ayudar a que las personas se sintieran mejor. Hasta que de pronto, un día me di cuenta de que era a lo que me quería dedicar, de forma profesional.

La cosa es que yo seguía amando a la ciencia, pero deseaba ver que mi trabajo tenía un impacto inmediato en el mundo, así que decidí divulgar ciencia y ayudar a las personas a abordar su salud no solo a través de los fármacos, sino también a través de elecciones sabias en su vida, sus alimentos, sus hábitos, etc.

¡Háblanos con detalle de tu programa de coaching en línea!

¡Si, estoy súper emocionada porque en septiembre lancé mi primer programa de coaching, «Introducción a la Paleo en 6 Pasos»!

Creé el programa de coaching que a mí me hubiese gustado haber tenido y que habría adquirido con los ojos cerrados cuando decidí empezar a cambiar mis hábitos alimenticios allá por 2013.

Como yo misma tuve que hacer este proceso de cambio, muy sola, sé los problemas y necesidades a las que nos enfrentamos y soy consciente de lo retador que puede ser cambiar de forma radical la forma en la que comemos durante toda una vida.

Si se hace de forma autodidacta conlleva mucho ensayo y error, como tú ya sabrás. Dudamos de todo porque nunca sabemos si lo estamos haciendo bien o si por el contrario nos estamos desnutriendo y además tienes que estar dispuesto a leer y buscar muchas horas en libros o en Internet, y, aunque en inglés ya hay mucho, en español la información es bastante más acotada y está dispersa.

En mis programas aúno todo eso pero en un formato simple y muy práctico.

Ayudo a personas con malos hábitos alimenticios, que quieren aprender a comer sabiamente, a mejorar sus hábitos alimenticios y de vida a través de la dieta paleo, de forma fácil y muy disfrutable. Les doy todo mi apoyo y guía y les ayudo a comenzar el reseteo paleo a través de sesiones por videoconferencia y con material de apoyo muy práctico y útil.

Por ejemplo, enseño cómo hablar con la familia y amigos para concienciarlos del cambio en la dieta que van a hacer y cómo este cambio repercutirá en su casa y en su día a día, les muestro cómo comprar en el supermercado o en la tienda, a elegir los mejores alimentos en función de su calidad-precio, les enseño a cocinar un montón de recetas paleo adaptadas 100% a sus gustos y a su tiempo y economía, enseño cómo cocinar para aprovechar los nutrientes al máximo, les ayudo a desenvolverse bien cuando salgan a comer fuera de casa, y como reintroducir alimentos tras el Reseteo, etc.

Cuéntanos más sobre tus futuros proyectos y programas.

¡Actualmente estoy preparando un programa especial para mujeres con candidiasis vaginal crónica que lanzaré muy en breve!

Llevo varios meses preparándolo y, la verdad que, desde que yo padecí y superé esta infección, siento una gran empatía y conexión con estas mujeres porque comprendo perfectamente por lo que están pasando. Y este año he querido dedicarme a ayudar a mujeres con candidiasis vaginal crónica que están desesperadas porque no saben ya que hacer para eliminar este odioso hongo, transmitiéndoles todo lo que yo sé y todo lo que he aprendido en mi propia experiencia sobre cómo vencer a la cándida albicans.

¿Cuáles son tus secretos de marketing para darte a conocer y ofrecer tus servicios en línea?

Buah, soy muy ignorante de estos temas, la verdad. No sé, intento conectar y colaborar con aquellos blogueros como tú que me encanta lo que hacen y que les sigo y admiro desde hace tiempo, pero es genuino y no persigo una estrategia. Nunca contactaría con nadie con quien no siento verdadera afinidad por lo que dicen y hacen o por quien no sienta agradecimiento porque en algún momento me ayudaron en mi enfermedad con algún artículo suyo que me impactó o algún libro que les compré.

Me encanta hablar con mis suscriptores a través del e-mail, y, aunque sé que debería usar más las redes sociales, prefiero escribir artículos en mi blog y escribirles correos que realmente ayuden y aporten valor a las personas que buscan información y ayuda.

Siento que el e-mail es más íntimo y personal y me gusta imaginar que tengo delante a la persona a la que puedo ayudar y escribo tal y como le hablaría si la tuviese enfrente.

¿Qué puedes aportar a los coachees que necesiten mejorar su bienestar y cómo te pueden contactar las personas interesadas?

Me dedico profesionalmente al coaching para ayudar a mejorar hábitos alimenticios y hacer divulgación científica sobre nutrición, estilo de vida y salud, a través de conferencias (por ejemplo, en noviembre di una conferencia en la Universidad de Almería), en programas formativos universitarios y ¡especialmente en mi blog y mis e-mails!

Donde más aporto y comparto es a través del e-mail, así que recomiendo mucho que quien esté interesado en lo que cuento se suscriba a mi página: https://www.suyapaleo.com/

Mis servicios de coaching en línea no están siempre disponibles, de momento, ya que trabajo con un número limitado de coachees para dar la máxima calidad en mis servicios.

Pero es importante que se sepa que cuando abro plazas para mis programas de coaching, sólo aviso por e-mail (así que es importante estar suscrito). Si además alguien desea recibir una notificación preferente, es decir, ser avisado antes que los demás para asegurarse una plaza, pueden apuntarse a mi lista gratuita de aviso preferente, este es el enlace: https://www.suyapaleo.com/trabaja-conmigo-pronto/.

También, cualquiera puede contactar conmigo directamente a través de mi e-mail para cualquier duda suyapa@suyapaleo.com

Como ya te he comentado, el próximo programa que lanzaré estará enfocado exclusivamente a mujeres con candidiasis. ¡En el programa de coaching les ayudaré a vencer a la candidiasis enseñándoles cómo modificar sus hábitos alimenticios y estilo de vida hacia un enfoque evolutivo que les aportará una correcta nutrición y les ayudará a reestablecer poco a poco su microbiota vaginal e intestinal y su sistema inmune!

Creo que si alguna mujer con candidiasis lee esta entrevista debería saber que he creado una sección, especial para ellas y totalmente gratuita, en mi web donde se pueden suscribir y recibir mucha información que les podría ayudar desde ya (este es el enlace: https://www.suyapaleo.com/candidiasis-vaginal-cronica/), porque se me rompe el corazón al ver lo solas que estamos y lo mucho que necesitamos escuchar que sí que hay esperanzas. Al suscribirse a esta lista de candidiasis, también les avisaré en cuanto abra las plazas para el programa de coaching para mujeres con candidiasis.

Suyapa-Oscar - Episalud.com

Oscar y Suyapa

Por otro lado, Oscar, y yo lanzamos en navidad un recetario, el Recetario SuyaPaleo con más de 30 recetas paleo, que puede ayudar un montón a dar el primer paso y empezar la dieta paleo. ¡Lo creamos pensando especialmente en los paleo principiantes!

Por nuestra experiencia, sabemos que, cuando empezamos, a todos nos cuesta muchísimo idear nuevas recetas y todos queremos que los sabores sean deliciosos pero que, a la vez, las recetas sean fáciles de hacer, parecidas a lo que estamos acostumbrados y con ingredientes fáciles de encontrar en cualquier tienda. ¡Y sobre todo que nos digan con todo detalle cómo narices usar ingredientes nuevos que nunca antes habíamos usado! Como la yuca o el plátano macho… ¡Es muy útil y práctico! Lo podéis ver aquí: https://www.suyapaleo.com/recetario-suyapaleo/

¡Muchas gracias, Suyi, por participar en esta entrevista para Episalud!

 


¿Y tú, ya conocías a Suyapa y su blog Suyapaleo? ¿Qué te ha parecido esta entrevista a esta mujer apasionada y apasionante? ¡Esperamos tus comentarios!

Alice Dénoyers
Soy Alice, la creadora de Episalud. Mi objetivo es compartir información actualizada y fiable sobre los últimos avances en salud y nutrición, con especial enfoque en las enfermedades autoinmunes. Si quieres saber más sobre mí, entra aquí.
Showing 2 comments
  • Almudena Landera
    Responder

    Me ha encantado leer esta entrevista. Gracias!

Escribe un comentario