¡Hoy os presento una de las entrevistas más potentes del blog Episalud! Cuando conocí a Juanjo por consejo de mi querida amiga Laura Alapont, noté una conexión especial con Juanjo, que se reforzó después de tener una larga conversación con él por Skype. Como muchos amigos de Episalud, y yo la primera, Juanjo ha sabido revertir una situación vital muy compleja y dura, mediante mucha fuerza mental, buenos alimentos, ejercicio físico y una actitud positiva y valiente ante la vida.

Juanjo consiguió mejorar muchísimo sus resultados de analíticas, romper con la adicción a varios fármacos, trabajar ayudando a los demás y formar una bonita familia. Ha apostado por una vida saludable y feliz, rodeado de personas positivas.

Descubre la historia de Juanjo, y notarás que tu corazón se llena de esperanza, salud y felicidad.


HOLA JUANJO, ¿PUEDES PRESENTARTE BREVEMENTE? ¿DONDE VIVES, A QUÉ TE DEDICAS Y PORQUÉ?

¡Hola! Me llamo Juanjo Gascó, tengo 36 años, y soy fisioterapeuta desde el año 2003. Actualmente vivo en Carcaixent (Valencia, España), aunque nací y viví hasta el año pasado en La Pobla Llarga. Soy un apasionado de la vida y de los hábitos de vida sencillos. Me decanté por la fisioterapia porque mi vocación siempre ha sido y es ayudar a las personas, y éste título me aporta el soporte necesario para poder hacerlo, aunque ayudo a mis pacientes no solo mediante la fisioterapia. Me considero un «educador en salud», un profesional que busca que sus pacientes se responsabilicen no solo de su estado de salud, sino de su vida al completo. El empoderamiento personal es la finalidad que siempre persigo en mis pacientes.

ME EXPLICASTE QUE HABÍAS TENIDO UN RECORRIDO DE SALUD BASTANTE COMPLICADO. ¿PUEDES CONTARNOS LO QUE VIVISTE ANTES DE LOS 17 AÑOS?

Nací con un problema en la médula (mielomeningocele) que me provocó una malformación congénita en la vejiga. Mi vejiga no eliminaba la orina, y ésta volvía a mis riñones, acumulándose allí, lo que provocaba infecciones urinarias de repetición. Esto desembocó en una insuficiencia renal crónica, cuya solución provisional fue colocarme unas bolsas en la espalda por las que orinar. Mis riñones cada vez estaban peor, así que decidieron «arreglarme» la vejiga con una porción de intestino grueso, cirugía bastante dura por cierto, para prepararme para un futuro trasplante de riñón. Finalmente con 16 años entré en diálisis. Una semana antes de cumplir los 17, me trasplantaron.

CUÉNTANOS LA PEOR PESADILLA DE TU VIDA, EN EL QUIRÓFANO.

Tenía 16 años y estaba en diálisis. Me llamaron del hospital La Fe de Valencia y me dijeron que tenían un riñón compatible para mí. Llegué, me ingresaron por la noche y me prepararon durante toda la noche para trasplantarme a primera hora de la mañana. Por la mañana me metieron en quirófano y me tumbaron en la mesa de operaciones. Hubo un error. Me inyectaron un relajante muscular muy potente, pero luego no me durmieron. Me quedé con todos los músculos paralizados, incluido el diafragma, pero consciente.

No podía avisar a nadie, no había forma de comunicarme con el exterior. El quirófano estaba lleno de gente, y nadie se daba cuenta de que me estaba asfixiando. Al colocarme los parches del electrocardiograma, del aparato sonaron todas las alarmas: tensión por encima del 20, más de 220 pulsaciones por minuto, saturación de oxigeno por los suelos. Noté como todo el quirófano se revolucionó. Me colocaron un ambu (resucitador-manual o bolsa-autoinflable: es un dispositivo manual para proporcionar ventilación con presión positiva para aquellos pacientes que no respiran o que no lo hacen adecuadamente). Mientras insuflaban aire a mis pulmones, notaba como me relajaba. En el momento en el que dejaban de hacerlo, volvía a asfixiarme.
Escuchaba y percibía todo lo que sucedía a mi alrededor, pero no podía comunicarme. Solo podía ver cuando me levantaban el parpado para ver si mis pupilas reaccionaban. Me intubaron in vivo. Lo siguiente que recuerdo es despertarme en la UCI 24 horas después. Fueron los peores 10 minutos de mi vida.

EXPLÍCANOS EL PROCESO DE TRASPLANTE: ANTES, MIENTRAS Y DESPUÉS.

En abril de 1998 entré en diálisis. Iba 3 veces por semana a conectarme 3 horas y media a una máquina para que me limpiara la sangre. El 30 de octubre de ese mismo año llegó mi riñón. Me trasplantaron y pasé 14 días en aislamiento. Para quien no lo sepa, una habitación de aislamiento es una habitación totalmente esterilizada, a la que solo pueden acceder los profesionales sanitarios con mascarilla, guantes y batas estériles. El resto de personas solo pueden verte a través de un cristal.

Cuando salí, me prohibieron entrar en lugares cerrados y llenos de gente como cines, teatros, institutos, etc., en los siguientes 3 meses, algo que cumplí a rajatabla. Es obvio que aquel año perdí el curso, y repetí al año siguiente.

¿QUÉ RELACIÓN ENERGÉTICA TIENES CON EL RIÑÓN TRASPLANTADO Y QUÉ RITUAL  DE AGRADECIMIENTO AL DONANTE REALIZASTE?

Aunque la ciencia no lo haya demostrado, es obvio que cuando te trasplantan un órgano, absorbes parte de la personalidad de tu donante. En mi caso sentí que mi donante había sido una persona rebelde que de forma inconsciente había hecho mucho daño a su alrededor, y que yo, de una forma u otra debía dedicarme a ayudar a las personas, en contraprestación a lo que él en vida había hecho.

Años después, empecé a sentir una fuerte necesidad de agradecerle todo lo que había hecho por mí. Intenté ponerme en contacto con su familia, pero la Organización nacional de trasplantes no me lo permitió, pese a que lo reivindiqué en numerosas ocasiones por diferentes vías.

Sentía la necesidad de decirle a su familia (y aún la siento, pero menos) que aunque su hijo/a les hubiera fallado, lo había compensado con el mayor acto de generosidad que un ser humano puede realizar: ¡compartir vida!

Así que decidí escribirle una carta. Lloré escribiéndola, como jamás lo había hecho. Me fui a un lugar al aire libre, la leí en voz alta, y luego la quemé. Nadie sabe la sensación de ligereza y poder que sentí después de ese acto.

Juanjo 2 - Episalud.com

Juanjo en la clínica AS fisioterapia

¿EN QUE MOMENTO DE TU VIDA TE DISTE CUENTA DE QUE TU VIDA DEBÍA CAMBIAR? ¿CUÁL FUE EL FACTOR DESENCADENANTE Y QUÉ CAMBIOS ADOPTASTE?

A los 25 años tomaba unos 13 fármacos, que representaban un total de casi 60 pastillas diarias. Sufría ansiedad, depresión, insomnio, anemia, hipercolesterolemia, ácido úrico elevado, hipertensión, sobrepeso, fatiga crónica…, vivía aislado socialmente, estaba emocionalmente destrozado, no tenía nada de autoestima ni de autoconfianza. Vamos, ¡un absoluto caos! Y por si fuera poco, tenía alguna que otra idea suicida, aunque siempre se quedó en eso.

Había tanto dolor dentro de mí que muchos días me refugiaba en el alcohol, llegando a perder el conocimiento en alguna ocasión.

No hubo un factor determinante que provocara en mí un cambio radical, sino que fue un cambio paulatino.

Empecé a formarme en diversas terapias, a la vez que comencé a comer de forma sana, no probar ni gota de alcohol, hacer ejercicio de forma regular, meditación, visualización, tomar complementos alimenticios, y sobretodo apartarme de gente tóxica.

Cada vez me amaba más, me perdonaba por mis errores y perdonaba los errores ajenos respecto a mí, sacaba la rabia afuera, me consentía, afrontaba mis miedos con decisión… En fin, todo un proceso de transformación personal.

¿QUÉ RESULTADOS OBTUVISTE CON LA APLICACIÓN DE ESTOS CAMBIOS, A NIVEL DE PESO CORPORAL, ENERGÍA, FÁRMACOS, INSOMNIO, ANSIEDAD, DEPRESIÓN…?

El primer cambio fue la pérdida de peso, pues perdí cerca de 30 kilos, desde los 93 kg que llegué a pesar, a los 64 kg que peso ahora. A nivel de energía me sentía cada vez más fuerte, podía realizar más ejercicio, con mayor intensidad y menor tiempo de recuperación.

La retirada de fármacos fue lenta y paulatina. Empecé por quitarme el hierro y el ácido fólico que tomaba para la anemia, pues regulé mi nivel de hematocrito en torno al 40 %. Luego dejé de tomar las estatinas para el colesterol y el Alopurinol para el ácido úrico. Como por arte de magia dejé de tener ataques de pánico y eliminé el Diazepam (o los Diazepames) diarios. Más adelante, me encontré lo suficientemente fuerte como para eliminar los antidepresivos, lo que que hice de forma radical.

*** Muy importante: desde Episalud no recomendamos reducir la dosis o dejar de tomar cualquier tratamiento famacológico sin el apoyo de un equipo médico. ***

Y por último, y que para mí fue una absoluta pesadilla, conseguí eliminar las benzodiacepinas, en concreto el Lorazepam, pues tomaba 10 mg para dormir. Recuerdo que cada vez que venían vacaciones (Navidades, Semana Santa, verano…) me reducía la dosis a la mitad, pues sabía que iba a pasar unas malas noches y no quería ir como un zombi a mi trabajo. De esta forma, al estar de vacaciones, si no dormía de noche, pues aguantaba el día como podía para tener más sueño la noche siguiente.

Pasé de 10 mg a 5 mg, de 5 mg a 2,5 mg, de 2,5 mg a 1 mg, pero de 1 mg a nada me costó lo inimaginable. Mi cuerpo seguía pidiendo la dosis, hasta que un día me harté y me propuse que si no dormía, al menos no me quedaría en la cama, y aprovecharía el tiempo para hacer otras cosas. Limpiaba las puertas de casa, salía a las 2 de la madrugada a hacer deporte en pleno invierno, me ponía a escribir para ordenar mis pensamientos…. Vamos, ¡una odisea! Pero así fue como logré doblegar mi síndrome de abstinencia. Con el tiempo adquirí una claridad mental increíble, pues me di cuenta de que mi mente había estado dormida durante los últimos 10 años.

No debería existir ningún médico que recetara benzodiacepinas de forma crónica. Puede ser que en determinados momentos se necesiten, ya que a veces sientes un dolor que te desgarra por dentro, pero la finalidad debería de ser ayudarte a superarlo. Con ésta medicación sólo consiguen dormirte.

Todo este proceso fue largo y tedioso. Lo que te acabo de contar es un proceso de 10 años de mi vida. Pero paso a paso logré superar los obstáculos y aquí estoy para contarlo.

¿CREES EN EL PODER DEL PERDÓN, Y CÓMO LO APLICAS EN TU VIDA?

Creo total y absolutamente en el poder del perdón. A lo largo de mi vida, en  mi entorno familiar, he estado rodeado de personas que fueron incapaces de sanar sus propias heridas, entonces me utilizaron a mí como relleno de esas heridas, y me exigieron, siempre de forma inconsciente, que llenase ese vacío que ellas sienten. Frases como: «Nunca vienes a verme, Siempre hacemos lo que tú quieres, Eres un consentido, Te lo hemos dado todo, Eres un inútil, Yo sé más que tú , Ten cuidado con quien te juntas, Ojo con lo que haces»… eran mi día a día , y me causaban una culpabilidad insoportable. Añadido a todo lo que pasé por mi enfermedad, supuso un peso que no pude soportar.

Esto generó una rabia dentro de mí, que no era capaz de dominar, y que me llevó a un proceso de autodestrucción, en el que casi me rompo en pedazos. Cuando empecé a sanar, me di cuenta de que estas personas siempre quisieron lo mejor para mí, incluso cuando no sabían siquiera qué era lo mejor para ellas.

Entonces empecé el camino totalmente inverso: empecé a amarlas. Y cuando tomas esta decisión de forma sincera, ocurre algo de forma simultánea: dejas de luchar. La vida deja de ser una lucha entre el bien y el mal, entre ellos y tú, entre tú y tú. Llegas  al que para mí es el punto de máxima paz interior: la aceptación.

Cuando aceptas que aquellas personas te quisieron como supieron, que quien te hizo daño lo hizo porque a él también se lo hicieron y no tuvo capacidad de sanar esa herida, que te dieron muchísimo más de lo que ellos jamás recibieron, que tú también te equivocaste al evaluarlos, que tú también te equivocaste en tus reacciones, que el mundo no es como tú pensabas, que nadie te quiso hacer daño de forma deliberada y premeditada, sino que hacían lo que hacían en base a sus heridas y su nivel de conciencia… Cuando aceptas todo esto es cuando llega el perdón, y con él la paz y el estado de no-lucha.

¿ERES MILITANTE ACTIVO PARA LA DONACIÓN DE ÓRGANOS? COMO EXPLICARÍAS ESTE PROCESO A UNA PERSONA QUE NO ESTÉ MUY DISPUESTA A DONAR SUS ÓRGANOS?

Actualmente no soy militante activo para la donación de órganos. Cuando digo esto, lo digo porque aunque obvia e indiscutiblemente estoy a favor de la donación de órganos. Actualmente no llevo ninguna acción a cabo para conseguir esta meta, pero te prometo que a partir de la fecha de ésta entrevista me voy a poner manos  a la obra.

¿Qué le diría a  una persona que no está dispuesta a donar sus órganos? Creo que de primeras no le diría nada. Le invitaría a un café, y charlaríamos de cosas banales, pasando un rato agradable. Al despedirnos le daría un abrazo y le diría que pusiera su mano encima de mi cicatriz, y es entonces cuando le diría: «No sé si puedes llegar a sentirlo como lo siento yo, pero aquí dentro somos 2. Sin esta persona dentro de mí, tú y yo no hubiéramos tenido la charla que hemos mantenido. Ahora imagínate por un momento que hay una persona hablando como yo te estoy hablando a ti ahora, pero en ése hipotético caso, el que está dentro de la otra persona eres tu… dime… ¿lo harías?».

¿COMO CONOCISTE A ALEJANDRO SANZ Y TE JUNTASTE AL EQUIPO? (http://saludintegrativaalejandrosanz.com/)

Me río sólo de recordarlo. Pues nos conocimos por las redes sociales, y eso que vivíamos a tan sólo 4 kilómetros de distancia. Recuerdo que unos días más adelante, quedamos para conocernos en persona, pues Alejandro ya había empezado a construir su proyecto. La conexión que tuvimos fue tan brutal que nos pasamos 5 horas hablando, y se nos pasó como si nada. Es como si nos conociéramos de toda la vida, y por qué no decirlo, en vidas pasadas también. A partir de ahí empecé a colaborar de forma esporádica en su proyecto. Llegó un momento en el que yo necesitaba un cambio, a todos los niveles, y Alejandro me lo puso en bandeja. A partir de ahí pasé a formar parte de su maravilloso equipo, en el que pienso estar siempre.

Aunque suene cursi, el hecho de que Alejandro entrara en mi vida ha sido una autentica bendición para mí, pues me otorgó la protección y confianza que yo necesitaba para crecer a todos los niveles. Y él sabe que no le voy a defraudar.

¿COMO INTEGRAS TUS CONOCIMIENTOS EN GESTIÓN EMOCIONAL Y MEDITACIÓN EN TUS TRATAMIENTOS CON TUS PACIENTES DE FISIOTERAPIA Y OSTEOPATÍA?

Bufff, esta pregunta es un tanto complicada de contestar. Lo digo porque para mí no existen técnicas ni terapias. Simplemente me pongo delante del paciente, le escucho e intento ayudarle. Lo que sí hago es valorar si el paciente realmente quiere ser ayudado, sino me voy a dejar la energía sin obtener resultados. Uno de mis secretos es mantener mi energía siempre en un estado óptimo. Y para ello necesito sentir que mi trabajo tiene resultados en los pacientes. Existen personas que son como agujeros negros, te absorben toda la energía. Son aquellas personas que siempre se quejan, que no quieren cambiar, que le echan la culpa a los demás o a algo fuera de su control, que intentan controlarte y/o manipularte… Pueden llegar incluso a hacerte responsable de su situación de salud.

¿QUÉ PAUTAS DE ESTILO DE VIDA Y ALIMENTACIÓN SIGUES EN LA ACTUALIDAD?

En cuanto a la alimentación, unas pautas muy básicas: nada de gluten, nada de lácteos. Mucha grasa buena como aceite de coco, aguacates, magret de pato… Poca fruta, y la poca que como me la tomo entera, es decir, nada de zumos. Mucha verdura, fresca, de temporada y de kilómetro cero. Muchos huevos ecológicos, tanto de pata, como de gallina o de codorniz. Carne de ave, y pescado azul pequeño de la costa de Levante, también por la proximidad. Todo esto, crudo, cocinado al vapor, hervido o a la plancha. Habitualmente hago 2 comidas al día, la comida y la cena, y solo ocasionalmente ayunos de 24h. Solo bebo agua.

Realizo ejercicio de forma regular, me van muy bien momentos de soledad y contacto con la naturaleza, dormir mis 8 horas. Pasar poco tiempo con  la gente que no aporta, al revés, sino que me quita la energía, y pasar mucho tiempo con gente plena, con proyectos, objetivos, que tiene un propósito de vida, y que realmente te aporta.

HACE 1 AÑO NACIÓ TU HIJA. ¿QUÉ BASES PIENSAS DARLE PARA QUE NAVEGUE POR LA VIDA  CON CONFIANZA, DETERMINACIÓN, SENSIBILIDAD Y SALUD?

Juanjo y su hija, Llum

Creo que la primera cosa y principal que le enseñaré es a ser independiente. No solo independiente económicamente, sino también independiente de las opiniones de los demás, incluso de las de su padre, jejeje, que supongo que también se equivocará, que fije sus metas en base a lo que dicte el corazón, y que no escuche opiniones externas, pues el corazón no traiciona nunca, que se ame por encima de todo, que se valore, que confíe en sus posibilidades, que se mime, que sepa con quien tiene que estar y con quién no, que no ponga su felicidad en manos de nadie ni de nada excepto de ella, que es imparable y que si se lo propone llegará donde ella quiera, con esfuerzo , perseverancia y humildad, que nunca se arrodille ante nadie a menos que sea en señal de gratitud, que cuando se caiga, se levante, se sacuda el polvo, y empiece de nuevo con mayor determinación si cabe que la vez anterior, que aprenda de sus errores y sepa reconocerlos, que la vida no se mide por los años que vives, sino por la intensidad que le pones a esos años, y por supuesto, que pase lo que pase y elija el camino que elija, su padre siempre la querrá incondicionalmente.

En cuanto a salud, es una niña muy sana. Si sigue las pautas que he comentado a lo largo de esta entrevista, no creo que tenga demasiados problemas para seguir así de saludable.

¡HABLEMOS DE TU PROYECTO DE LIBRO!

La idea de plasmar mi experiencia por escrito hace ya años que la llevo planificando, pero nunca se habían dado las circunstancias idóneas. En él voy a contar como pasé de tomar casi 60 pastillas diarias, tener sobrepeso, fatiga crónica, depresión, ansiedad, insomnio, hipercolesterolemia, infelicidad, aislamiento social… a mi situación actual, con una vida feliz, y tomando solo los inmunosupresores del trasplante, que en total suman 6 pastillas al día. A lo largo de este camino me equivoqué y erré innumerables veces, y tardé 8 años. Mi intención es trasmitir lo que yo aprendí, y que las personas que lo lean puedan recorrer el mismo camino en tan sólo 1 año.

Es lo menos que puedo hacer. Hasta ahora la vida me ha dado mucho, y a partir de ahora voy a ser yo quien le devuelva todo eso. Por eso, y eres la primera en saberlo, el título final del libro va a ser «Compartiendo vida». En un momento de mi vida alguien la compartió conmigo donándome una parte de él que sigue viva en mí, y ahora yo debo compartir la mía con las personas que lo necesitan.

Para poder llevar el proyecto a cabo, inicié un proyecto de crowdfunding (financiación participativa) para poder financiar parte del proyecto. Esta campaña aún está abierta, así que te dejo el siguiente enlace por si algún lector está interesado en colaborar: https://es.ulule.com/libro-como-me-cure-con-la-pni/

SI LOS LECTORES QUIEREN PONERSE EN CONTACTO CONTIGO, ¿DÓNDE TE PUEDEN ENCONTRAR?

Me pueden encontrar en la clínica AS Salut Integrativa, formando parte del magnífico equipo de Alejandro Sanz (entrevista a Alejandro Sanz en Episalud). Si quieren dirigirse a mí de forma personal, pueden hacerlo vía Facebook o por correo electrónico a juanjofisio@hotmail.com.

Por si lo desean, el teléfono de la clínica es el (+34) 620 558 984.

Muchísimas gracias por la entrevista. Ha sido un placer contestar a tus preguntas, y espero poder conocerte en persona algún día. Te mando un abrazo enorme.


Estoy segura de que las palabras de Juanjo  te han emocionado tanto como a mí. Su lucha, sus síntomas horribles (yo compartí muchos de ellos), la dificultad de alejarse de adicciones destructoras, la fuerza vital que aparece poco a poco y empujaron a Juanjo hacia una felicidad duradera, las ganas de compartir sus aprendizajes y aportar su grano de arena para crear un mundo mejor…

Si te ha gustado el testimonio de Juanjo, ¡haz como yo y participa en la financiación de su libro!

No dudes en escribir tus comentarios debajo del post, sobre los temas que más te emocionen, como los trasplantes o la donación de órganos, un estilo de vida evolutivo, la adicción, la superación, el perdón…

Alice Dénoyers
Soy Alice, la creadora de Episalud. Mi objetivo es compartir información actualizada y fiable sobre los últimos avances en salud y nutrición, con especial enfoque en las enfermedades autoinmunes. Si quieres saber más sobre mí, entra aquí.
Showing 17 comments
  • Tony
    Responder

    Impresionante, me ha saltado más de una lagrimilla leyendo la entrevista. Mil gracias por compartir a ti Alice y a todo el equipo de episalud.

  • Suyi
    Responder

    Preciosa entrevista, ¡me he emocionado leyéndola! Gracias Alice y Juanjo por compartir, y mucha suerte con tu libro Juanjo, ¡¡¡me encanta el título!!! 🙂 un beso grande.

    • Alice Dénoyers
      Responder

      Es una entrevista muy potente y emocionante, ¿verdad, Suyi? Gracias por tus palabras. ¡Un abrazo!

    • Juanjo
      Responder

      Muchas gracias Suyi!

  • Beti
    Responder

    Muy emotiva la entrevista. Todo un lujo haber podido leerla. Y…apoyo total a la divulgación de la práctica del Mindfulness y la meditación para cambiar la calidad de los pensamientos, la actitud, la aceptación y la reacción ante los reveses de la vida. Gracias

    • Alice Dénoyers
      Responder

      ¡Gracias Beti! Nosotros apostamos por un conjunto de acciones para mejorar la salud, como alimentación, ejercicio, gestión del estrés, y por supuesto la meditación y la relajación. Ves que Juanjo ha superado muchos obstáculos gracias a todos estos pilares ;).

    • Juanjo
      Responder

      Gracias Beti! Como dice Alice, es una sinergia de factores la que hace que superemos esos retos.
      Un saludo!

  • María
    Responder

    Sin palabras. Personas así hacen que merezca la pena continuar y no rendirse. Gracias Juanjo por tu testimonio y a ti Alice por acercarnos siempre a personas realmente especiales.

    • Alice Dénoyers
      Responder

      Juanjo es una persona muy especial y ha tenido una manera muy personal y potente de superar sus problemas, ¿verdad Mariquilla? Gracias por tus palabras.

  • Yhanna
    Responder

    Juanjo, hasta la fecha no me había emocionado tanto con una entrevista. Creo sinceramente que sin buscarlo te has convertido en un maestro (y ojo, que yo rehuyo de los gurús, me refiero a que tu propio aprendizaje inspira).

    PD: no podrías haber elegido un mejor nombre para tu hija, porque al leerte he sentido que irradias luz.

    • Alice Dénoyers
      Responder

      Yhanna, pienso exactamente igual que tú: me parece que es la entrevista más emocionante que hayamos hecho! Y sí, también le dije a Juanjo que no podía haber llamado a su hija de otra manera 😉

    • Juanjo
      Responder

      Muchas Gracias Yhanna. Es todo un camino el que he recorrido , con muchos aprendizajes y que ahora quiero compartir con el resto del mundo.
      PD: Algun día te contaré el porqué del nombre, porque la casualidad no existe , sólo la causalidad.

  • Ainhoa
    Responder

    Gracias Alice, por hacernos llegar un testimonio tan impactante y esperanzador. Y gracias a ti, Juanjo, por abrir tu corazón así 🙂

    • Alice Dénoyers
      Responder

      Pues sí, un testimonio impactante, cierto. Muchas gracias, Ainhoa! Besos.

    • Juanjo
      Responder

      Gracias Ainhoa por tus palabras.

  • Alan
    Responder

    Juanjo eres una persona de les que val i molt la pena conèixer. Un abraç

Escribe un comentario