Foto: Alegría Naranjo, Alejandro Sanz, Laura Alapont y yo, Alice Dénoyers. Barcelona, 21/04/2017

Ya he vuelto a mis queridas montañas pirenáicas, pero un trocito de mi corazón se ha quedado en Barcelona, dónde pasé el fin de semana. Asistí a la conferencia de Pedro Carrera Bastos, director general de Nutriscience, y conocí en persona a varios amigos hasta entonces «virtuales». Pedro Carrera es un investigador experto en nutrición, bioquímica y más concretamente en la dieta paleolítica, junto al principal fundador y divulgador de este movimiento, el muy respetado Loren Cordain, autor del libro The Paleo Diet.

Nutriscience BCN 1 - Episalud.com

Alejandro Sanz, Pedro Carrera y Laura Alapont

El viernes, algunos amigos de La Comunidad de Eva Muerde la manzana y Episalud nos encontramos en el centro de Barcelona para tomar algo y cenar. Una alegre reunión de manzanitas y colibríes, compartiendo risas, experiencias y anécdotas sobre «la vida Paleo». El sábado, Pedro Carrera y su equipo de Nutriscience (con Montse Reus) habían organizado una ponencia sobre Nutrición e inflamación crónica. Fue un día muy intenso, donde aprendimos (y reímos) mucho. A pesar de que mis conocimientos científicos sean claramente insuficientes para entender todo lo que Pedro explicó, fue una grata sorpresa darme cuenta de que podía entender algunos mecanismos, como el de la resistencia a la insulina, la hiperpermeabilidad intestinal, la asimilación de la vitamina D, y por supuesto la necesidad de una alimentación saludable así como del ejercicio físico, como bases para reducir o evitar la inflamación crónica y prevenir enfermedades.

Muchos de estos puntos me los enseñan mis profesores del postgrado de Psico-neuro-inmunología clínica de Regenera.

¡Qué ganas de continuar siguiéndoles la pista a esta colla de ultra-geeks apasionados! Próxima cita de Nutriscience en Barcelona, el curso de analíticas aplicadas a la nutrición, con Fernando Mata y Pedro Carrera.

Me quedé con unos conceptos clave:

  • La inflamación es un proceso necesario en el ser humano, pero tiene que ser resuelto de manera natural, por el propio sistema inmunitario. Por ejemplo, una reacción inflamatoria natural es el enrojecimiento de la piel si nos hacemos una herida. Si la inflamación no se resuelve de manera espontánea, puede dar lugar a una inflamación crónica de bajo grado, que puede causar graves repercusiones en la salud.
  • La resistencia a la insulina es muy frecuente en la población, y es la puerta de entrada a patologías graves como síndrome metabólico, diabetes, obesidad, etc.
  • La hipertensión, arterosclerosis, alteraciones del organismo y carencia en nutrientes y vitaminas como la vitamina D son otros factores de inflamación crónica.
  • La grasa visceral y abdominal es la forma más peligrosa de acumulación de grasa en el cuerpo humano, y la falta de músculo es estrechamente asociada a algunas enfermedades autoinmunes.
  • La inflamación crónica puede provocar estrés oxidativo, alteraciones nutricionales, de la composición corporal, del metabolismo óseo, etc.
  • Está demostrado que la inflamación crónica también puede provocar trastornos del humor y depresión, como indica este artículo de Néstor Sánchez.

Pedro nos indicó cuáles eran las causas de la inflamación crónica: Primero, el sedentarismo y la obesidad. Luego, el estrés crónico y los trastornos del sueño, la contaminación, el tabaco, el uso indiscriminado de medicamentos antiinflamatorios, así como una alimentación desequilibrada y las deficiencias nutricionales correspondientes.

Existen diferentes maneras de luchar contra la inflamación crónica, o mejor aún, prevenirla. El papel de la dieta y el estilo de vida son fundamentales (lo que siempre recomendamos en Episalud). Unos componentes importantes a tener en cuenta son los ácidos grasos y la adecuación del ratio Omega 6/Omega 3, así como integrar en la dieta alimentos anti-inflamatorios, como frutas y verduras, cúrcuma, pescado graso, nueces, proteína de calidad, etc. Y por supuesto, limitar el consumo de alimentos y sustancias irritantes o inflamatorios que propician la disbiosis e hiperpermeabilidad intestinal, como cereales (gluten y otros componentes irritantes e indigestos), solanáceas (saponinas y lectinas), legumbres, alcohol, tabaco, productos industriales hiperpalatables y con alto contenido en grasas, azúcar y sal.

La ponencia fue amenizada por chistes portugueses muy divertidos, que hicieron la presentación más llevadera.

De lo virtual a la realidad

Nutriscience BCN1 - Episalud.com

Alice Dénoyers, Edurne Ubani, Laura Alapont, Alejandro Sanz, Alegría Naranjo, Montse Reus, Martina Ferrer, Susan Judas

Más allá de la cantidad y calidad excepcionales de información y conocimiento que nos transmitió Pedro en su conferencia, este acontecimiento permitió a varios activistas y apasionados por el estilo de vida Paleo conocerse personalmente, después de seguirnos desde hacía meses e incluso años en las redes sociales.

Lo primero que me llamó la atención fue la pasión que unía a todos los asistentes a la jornada de Nutriscience y los que participaron a las actividades sociales que tuvieron lugar alrededor de este acontecimiento central. Una pasión y un entusiasmo que todos compartimos, por seguir aprendiendo y formándonos en salud y nutrición.

Los perfiles de los asistentes eran muy diversos: el público estaba compuesto por expertos nutricionistas, dietistas, científicos, fisioterapeutas, osteópatas, PNI, estudiantes (¡y alguna turista perdida como yo!). Muchos de estos expertos han publicado estudios científicos, libros especializados, llevan blogs y webs con miles de seguidores… Es fantástico ver a gente con profesiones e intereses muy diferentes reunidos alrededor de una misma pasión, para crear juntos un mundo más saludable, sostenible y feliz, mediante alimentación y estilo de vida.

Esta sensación de solidaridad me recordó mis años de estudios y activismo en el sector de la cooperación internacional para el desarrollo, en el cual un grupito de locos soñadores estábamos entusiasmados por la lucha contra las desigualdades sociales entre el Norte y el Sur del planeta y por crear un mundo mejor, pero éste es otro tema.

El cuerpo, una máquina fascinante

¡Cuánto me queda por estudiar, para entender una enésima parte de los matices del funcionamiento de los diferentes sistemas del cuerpo! Para descubrir unos cuantos secretos de esta máquina fascinante. Es curioso ver cómo el cuerpo y sus mecanismos se las ingenian para crear respuestas con el firme objetivo de ayudarnos a sobrevivir a pesar de los ataques constantes a las cuales están sometidos. Para ayudarnos, sin que nos demos cuenta, a mantener este estado de homeostasis tan deseado… Algunas de estas respuestas son nefastas para nuestro organismo, como la acumulación de grasa visceral, pero son la solución «menos peor» que el cuerpo encuentra para evitar empeorar algunas patologías. Una máquina absolutamente admirable y misteriosa.

Y una máquina que funciona, mejor o peor, con el combustible que le damos, en forma de alimentos, bebida, movimiento, emociones…

Si no podemos controlar ciertos mecanismos de nuestro cuerpo, como un ataque autoinmune, por lo menos actuemos en lo que tenemos a mano: nuestra alimentación y nuestro estilo de vida.

Está más que demostrado que un estilo de vida alejado del ejercicio/movimiento, de alimentos sanos y frescos (y ecológicos siempre que se pueda), de una exposición solar correcta, unas relaciones sociales positivas, etc., prepara el terreno para acumular un abanico de enfermedades «de civilización», a edades cada vez más tempranas.

No hace falta atiborrarse de complementos alimenticios, que pueden tener más inconvenientes que ventajas si no adaptamos las dosis a cada caso y cada situación.

Una máquina necesita combustible para funcionar bien

Deberíamos centrarnos en adoptar cada día unas decisiones alimentarias y de estilo de vida que nos permitan beneficiar de una vida más saludable y más longeva.

Unas buenas sardinas (portuguesas por supuesto), con verduras de hoja verde y regadas de aceite de oliva virgen extra (¿portugués o español? Os dejo escoger), unos frutos secos, fruta fresca y mucha agua, nos aseguran un aporte calórico y nutricional suficiente para garantizarnos un buen estado de salud. Productos frescos, locales, sencillos y muchas veces baratos.

La importancia de la vitamina D

Tomemos el sol sin protección (o sea, sin gafas de sol, sombrero, crema solar y dejando al descubierto varias partes del cuerpo que también os dejo elegir) unos minutos cada día, aprovechando para pasear o correr en la naturaleza. Unos de los biohackers más famosos como Jo Mercola o Jack Kruse se pasan horas desnudos en su jardín. Si Pedro nos habló de la vitamina D durante largos minutos, será por algo… La mejor manera de obtener vitamina D es vía la exposición solar directa, pero si lo necesitamos, la suplementación siempre es posible.

Varios estudios recientes muestran que la ausencia de exposición solar está correlada con un aumento de enfermedades autoinmunes. Incluso en España los valores de vitamina D en personas de diferentes categorías de edad son muy bajos. Mi amiga Marina Ribas ha estudiado las posibles consecuencias del déficit de vitamina D en este artículo. Nuestras carencias de vitamina D provienen en gran parte de la falta de exposición al sol por miedo al cáncer, como explica Edurne Ubani, así como la mala absorción y asimilación de esta vitamina-hormona…

Los beneficios de mantener unos niveles de vitamina D adecuados son múltiples: refuerzan nuestro sistema autoinmune y ayudan a la prevención de enfermedades graves, mejoran la salud ósea, cognitiva, la asimilación de otras vitaminas y nutrientes, etc.

Por supuesto, Pedro no nos recomendó que nos expongamos al sol «a lo bestia», sin respetar unas condiciones básicas como la latitud del lugar en el cual nos encontramos, nuestro tipo de piel, el tiempo y las condiciones de exposición, las partes del cuerpo expuestas, etc.

Incluso podemos sintetizar la vitamina D en invierno, exponiéndonos al sol durante las horas centrales del día.

¡Vida intelectual vs vida social!

Mucha vitamina D no asimilamos durante el curso, ya que la sala en la cual la conferencia tuvo lugar estaba iluminada únicamente por potentes luces de neón, de las 9:00 a las 18:30. Algunas lagartijas aprovechamos unos minutos de los descansos para acumular luz natural y calor en la calle.

Algunos momentos más emotivos de este fin de semana fueron las conversaciones que se establecieron de manera espontánea entre «paleo-frikis». Se creó entre muchos participantes una complicidad, una naturalidad y un entusiasmo apasionantes. La mayoría ya nos conocíamos de las redes sociales, pero está claro que «no es lo mismo». Muchos de nosotros somos considerados «bichos raros» en nuestro entorno social y profesional. Que si no comemos como el resto del planeta, que si salimos a caminar descalzos, que si nos bañamos en ríos helados, que si comemos vísceras y otras cosas asquerosas, que si comemos o trabajamos en el balcón o la terraza en pleno invierno, que si no tenemos cocacola en la nevera para ofrecer a los invitados, que si no podemos salir a comer en los restaurantes por nuestras «supuestas alergias», etc.

Gente sin filtros

Pues allí en Barcelona, ¡nadie era el rarito de turno! Todos pudimos comer esta comida tan rara que nos gusta y nos ayuda a ser tan fuertes y tan felices, a base de verduras, proteínas y grasas saludables, sin gluten, sin lácteos, sin azúcar, sin alcohol, pero con mucho sabor y muchas vitaminas. Todos éramos tal cual, al natural, sin filtros, sin maquillaje, con nuestras luchas personales, nuestros conocimientos, nuestras profesiones, nuestros proyectos, nuestros sueños… Y no hubo juicios, críticas ni luchas de egos. Solo compartir bonitos momentos juntos.

Muchos de nosotros sufrimos o hemos sufrido enfermedades, hemos perdido a un ser querido por enfermedad y este acontecimiento nos ha ayudado a trazar nuestro camino hasta aquí. Hemos sufrido, hemos peleado, estamos venciendo muchos obstáculos. Nosotros no entendemos de intrusismo ni de luchas de egos. Todos nos dirigimos hacia un mismo objetivo. Para crear unas personas, una sociedad y un mundo más saludables y más sostenibles, para nuestros hijos y las generaciones siguientes.

Muchos de nosotros hemos vivido muchos sacrificios para abandonar nuestras creencias y valores antiguos y saltar en un océano nuevo, lleno de promesas de futuro.

A todas las personas que conocí en Barcelona, os admiro, admiro vuestro esfuerzo en haber venido de lejos a este encuentro vital y lleno de conocimiento y energía positiva. Muchos hemos superado mareos matutinos, noches de insomnio, batallitas contra nuestra timidez y nuestro carácter introvertido, inyecciones de insulina en medio del curso y situaciones algo incómodas resultantes de salir de nuestra zona de confort, para conseguir formar parte de este pequeño gran acontecimiento científico y solidario.

Vuelta al origen

¿Y de verdad será casualidad que una experiencia única sobre la «búsqueda del origen» liderada por uno de los pioneros en PNI, Leo Pruimboom, y que me contó una de las asistentes al curso, tuviera lugar hace pocos años en mi comarca de adopción, el Pallars Jussà?

Uno de los estudios correspondientes indica que una estancia de 10 días en condiciones que emulan la vida de nuestros antepasados cazadores-recolectores, con unos «factores de estrés antiguos moderados» como el ejercicio físico, la sed, el hambre y las variaciones climáticas, mejora los parámetros clínicos de inflamación, inmunidad y metabolismo. A parte de hacer vivir a los participantes unas experiencias vitales inolvidables.

¿Por qué ir a buscar el futuro en un camino lleno de tecnología, bullicio, estrés, competición y pantallas, cuando nuestro futuro más radiante puede radicar en volver a restablecer el contacto con nuestras raíces, nuestra tierra, nuestro origen?

Como conclusión, os preguntaré, como se lo pregunté a Alejandro al salir del centro de conferencias, —«¿Qué hacemos ahora? »

Pues lo más lógico y bonito del mundo: «FLUIR».

Si te ha gustado:Share on FacebookGoogle+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
Alice Dénoyers
Soy Alice, la creadora de Episalud. Mi objetivo es compartir información actualizada y fiable sobre los últimos avances en salud y nutrición, con especial enfoque en las enfermedades autoinmunes. Si quieres saber más sobre mí, entra aquí.
Showing 4 comments
  • ALEGRIA
    Responder

    Maravilloso relato, como siempre, Alice!!!!
    Yo también sigo emocionada recordando todo lo del intenso fin de semana: el por fin desvirtualizaros (sobretodo a tí), pero también a Melanie, Edurne….y el gran descubrimiento de Alejandro y Laura,que presiento que van a ser muy importantes en mi vida….Ésto no ha hecho más que comenzar!!!
    Mil gracias por tu relato, que resume muy bien todos mis pensamientos y sentimientos….las bicho raro no raras!!!
    Un besazo enorme!!!

    • Alice Dénoyers
      Responder

      Pues yo estoy como tú, Alegría: todavía me dura el subidón de alegría (nunca mejor dicho jajaja) y felicidad por haberos conocido personalmente. El 3 de junio volvemos a la carga con la siguiente conferencia de Nutriscience en Barcelona, preciosa! Un abrazo fuerte.

  • Josep Bocanegra
    Responder

    Excelente artículo. Me perdí este encuentro al que estuve a punto de ir. Es genial que hayas hecho este resumen de tus impresiones.
    Espero que nos veamos en un próximo evento.
    Un abrazo.

    • Alice Dénoyers
      Responder

      Hola Josep, qué tal? La verdad es que nos lo pasamos genial. ¿Te apuntas a la próxima charla de Nutriscience sobre analíticas el 3 de junio? Será un placer conocerte allí. Un fuerte abrazo!

Escribe un comentario