Hoy tengo el honor de publicar un artículo de Inma Loes, ¡escrito especialmente para vosotros! Inma es amiga de Episalud desde su creación, psicóloga especializada en terapias psicológicas de tercera generación y terapia Gestalt. Su trabajo de investigación de master se titula «Revisión narrativa sobre los efectos de la intervención con mindful eating en adultos con sobrepeso u obesidad». En este artículo, nos aporta una definición del mindful eating o alimentación consciente, y una perspectiva global sobre sus aplicaciones y sus resultados en varios ámbitos de la salud física y mental.

Aquí tenéis el artículo de Inma:


Últimamente empieza a escucharse cada vez más la expresión mindful eating, que suele traducirse como alimentación consciente, y que es la aplicación de la atención plena (mindfulness) mientras realizamos el acto de comer. Dicen que el mindfulness se ha puesto de moda, y es verdad, aunque no creo que sea sólo una moda, ya que se está ganando su presencia en muchos ámbitos gracias a los resultados que se obtienen con la práctica continuada.

Pero, ¿qué es mindfulness?

El mindfulness se ha popularizado gracias a Jon Kabat-Zinn, quien se dedicó durante mucho tiempo a adaptar la práctica de la meditación budista para tratar enfermos con dolor crónico, creando finalmente el programa de reducción del estrés basado en la atención plena (MBSR: Mindfulness-Based Stress Reduction). Según este autor,

«El mindfulness es un entrenamiento en focalizar la atención en el presente, observando la experiencia libre de juicio o apego sobre lo que ésta debería ser» 

(Kabat-Zinn, 1990). Por lo que el objetivo es desarrollar la atención hacia los pensamientos, emociones o sensaciones que experimentamos, pero sin quedarnos «enganchados» a ellos, sin juzgarlos y sin intentar cambiarlos. De manera que tenemos que volver a centrar la atención cada vez que ésta se desvíe, para así ir desarrollando una plena conciencia.

¿Qué efectos se obtienen con la práctica del mindfulness?

Sus efectos sobre la salud cada vez están más demostrados (aunque aún falta mucha investigación), y se está introduciendo el trabajo en atención plena en muchos ámbitos, principalmente sanitarios. Se observan efectos positivos en el tratamiento del estrés y las enfermedades relacionadas con él, en el tratamiento de enfermedades crónicas (por ejemplo en el dolor crónico o en enfermedades inflamatorias intestinales). También tiene un efecto protector sobre el envejecimiento del cerebro, y cada vez está más claro su efecto positivo en el ámbito educativo, puesto que mejora la atención, la concentración y la memoria, lo que repercute positivamente en los resultados académicos.

En lo referente a la salud psicológica, se ha observado que el mindfulness ayuda a la regulación emocional y del comportamiento, aumentando el bienestar psicológico de la persona (Keng, Smoski y Robins, 2011). Las terapias psicológicas basadas en mindfulness están demostrando ser eficaces en trastornos de la conducta alimentaria, trastornos depresivos, trastornos de ansiedad, etc. Si bien quiero apuntar que hay ciertos rasgos psicológicos, síntomas o trastornos en los que no está recomendado (se sigue investigando la forma de adaptar la práctica en estos casos), por lo que es muy importante ponerse siempre en manos de un profesional bien formado. Ya lo dijo Carl Jung: «El zapato que va bien a una persona es estrecho para otra: no hay receta de la vida que vaya bien para todos».

mindfulness - Episalud.com

Mindful eating o Alimentación consciente

Como decía anteriormente, el mindful eating es la aplicación del mindfulness al acto de comer. Es poner nuestros sentidos en modo «atención plena» mientras comemos, y observar cada sensación o percepción (sabor, olor, textura…), emoción o acción que acontece. Aquí incluimos la percepción de las señales de hambre o saciedad, que a muchas personas les cuesta identificar, y también la toma de conciencia de nuestros patrones de conducta alimentaria: cuándo tengo deseo de comer dulce, o cuándo quiero beber alcohol, si me pego un atracón cuando tengo ansiedad, o si quizás lo que me pasa es que «se me cierra el estómago», etc. El entrenamiento nos irá haciendo conscientes de nuestras emociones, y de cómo influyen en nuestro pensamiento y nuestra conducta. ¿Quién no ha tenido un mal día y se ha recompensado con una pizza, un dulce o una copa de vino?

Cuando explico qué es el mindful eating, me gusta decir que es una forma de autoconocimiento, un trabajo de desarrollo personal que nos enseña desde dentro. En el proceso aprendemos a elegir alimentos saludables que nos hacen bien, a comer pausadamente enfocando la atención en lo que comemos, cuándo lo hacemos, cómo lo hacemos, dónde, por qué, si lo hacemos en soledad porque nos da vergüenza o si preferimos la compañía, etc. Y lo mejor (para mí) es que lo haremos sin juicio, sin castigos, sin sentimiento de culpa, con lo que evitaremos las nefastas consecuencias psicológicas que muchas veces generan estas emociones.

Mindful eating y exceso de peso

Los programas de entrenamiento en mindful eating son exitosos en personas con obesidad (Fung et al., 2016), pero no quiero dar pie a la idea de que es un método de adelgazamiento. El éxito no radica tanto en la pérdida de peso, sino en la toma de conciencia de una forma de comer poco saludable y en el cambio de hábitos alimentarios a largo plazo. Hay una diferencia crucial con la habitual «dieta + ejercicio», y es que las reglas no se imponen desde fuera, sino que surgen de una experiencia interna ligada a una toma de conciencia (Wnuk y Du, 2017).

Se ha comprobado que se produce una reducción general del consumo de alimentos, se realizan elecciones más saludables, se aprende a comer más lentamente, se reducen los atracones (en número y en cantidad de comida), mejoran las señales de hambre y saciedad (imprescindibles para la autorregulación de una ingesta saludable), se produce una reducción del estrés emocional y, además, aumenta la motivación intrínseca y la percepción de autoeficacia (Godsey, 2013; Logfren, 2015).

Es cierto que falta replicar muchos estudios y que algunos deben mejorarse (tamaño de muestra, mediciones a largo plazo, etc.), pero sí podemos afirmar que el entrenamiento en mindful eating favorece la reducción de ingestas excesivas, compulsivas o automáticas que se producen en respuesta a algunas emociones, dado que promueve la regulación emocional desde un cambio interno en la persona (Kristeller, Wolever y Sheets, 2013; Fulwiler et al., 2015; Ruffault et al., 2016).

Conclusiones

Las últimas revisiones de la literatura científica nos muestran que el mindful eating tiene importantes efectos a nivel físico, cognitivo y emocional. A modo de resumen diría que los resultados más contrastados de este entrenamiento son: la reducción moderada del peso y el mantenimiento del mismo, la toma de conciencia sobre la forma de comer, el aumento del autocontrol en relación a la ingesta y la mejora del estado de ánimo.

Los programas de entrenamiento en alimentación consciente pueden ser de gran ayuda en los tratamientos dirigidos a personas con sobrepeso u obesidad, y a todas aquellas que quieran mejorar sus hábitos alimentarios. Su relevancia no se limita exclusivamente a las poblaciones comentadas, sino que su potencial preventivo es de vital importancia en la sociedad obesogénica actual (López-Espejo, 2017).

Por último, y para que empecéis vuestro camino de autoconocimiento a través de la alimentación, os dejo una frase de Fritz Perls (padre de la Terapia Gestalt): «Vivimos como comemos».

Una bibliografía más completa de este artículo estará disponible en breve en mi página Web.

Para saber más sobre mí:

Inma - Episalud

Soy Inmaculada López Espejo, psicóloga especializada en Terapias Psicológicas de Tercera Generación y Terapia Gestalt.

Puedes contactar conmigo en mi página web: www.inmaloes.com o en Facebook: Inma Loes Psicología y Educación

Si estás interesado/a en comenzar tu entrenamiento en Mindful Eating, puedes realizarlo en sesiones individuales en cualquier momento (presenciales o a través de Skype). Si prefieres las sesiones de grupo, puedes apuntarte a alguno de los cursos que organizamos.
El próximo curso presencial comienza el 24 de Enero de 2018 en el centro Cuerpo y Alma de Granada. Puedes encontrar más información en los siguientes enlaces:
https://www.inmaloes.com/mindful-eating/talleres/

http://alejandrajuarez.com/mindful-eating-y-gestion-emocional/


¡Si te ha gustado el enfoque de Inma sobre alimentación consciente, psicología y salud, no dudes en ponerte en contacto con ella y participar en sus actividades en Granada! Pronto también ofrecerá cursos en línea. ¡No dudes en hacernos llegar tus comentarios y opiniones sobre la alimentación consciente!

Alice Dénoyers
Soy Alice, la creadora de Episalud. Mi objetivo es compartir información actualizada y fiable sobre los últimos avances en salud y nutrición, con especial enfoque en las enfermedades autoinmunes. Si quieres saber más sobre mí, entra aquí.
Entradas relacionadas

Escribe un comentario