Definición del biohacking

El biohacking es el conjunto de acciones que un individuo lleva a cabo, a través de diferentes técnicas y herramientas, para optimizar su cuerpo, su mente y su vida.

Un biohacker quiere ser la mejor versión de sí mismo. Quiere controlar su cuerpo y su mente para mejorar su salud, reducir sus síntomas, tener energía, dormir bien, perder peso o mantener un peso adecuado, prevenir enfermedades y beneficiar de una buena calidad de vida a largo plazo.

Otra versión del biohacking se define como biología do-it-yourself, un movimiento social en el cual individuos y organizaciones llevan a cabo acciones de biología con instrumentos equivalentes a los de laboratorios profesionales.

Según Dave Asprey, el biohacking es el hecho de cambiar el medio fuera y dentro de nosotros para tener un control total sobre nuestra biología.

Según algunos, es el arte y la ciencia de transformarnos en superhumanos.

La epigenética, en el sentido de las intervenciones realizadas en nuestro cuerpo y nuestra mente para modificar la expresión de nuestros genes, podría formar parte del concepto de biohacking.

¿Quiénes son los biohackers?

Muchos biohackers han experimentado problemas de salud que les han hecho buscar maneras eficientes de mejorar su calidad de vida. A veces (pero no siempre) tienen una formación profesional como médicos, terapeutas, nutricionistas, físicos, biólogos (cuánticos o no), bioquímicos o investigadores científicos. Otras veces son simples pacientes animados por la curiosidad y la pasión, ¡como tú y yo!

¿Os acordáis que Michael Jackson pasaba tiempo encerrado en una cámara de oxígeno? Buscaba maneras de vivir mejor y por más tiempo, mediante la tecnología. ¡Fue uno de los primeros biohackers famosos! Como muchos de nosotros, tenía una enfermedad autoinmune, en su caso el vitíligo.

Al fin y al cabo, cualquier persona que se preocupe por su salud, que tenga curiosidad, la mente abierta y que no tenga miedo de probar experimentos nuevos e ir a contracorriente de la sociedad, puede ser un biohacker.

Los biohackers que más me inspiran son Jack Kruse, Jimmy Moore, Dave Asprey, Tim Ferris, Maria Konovalenko, Joseph Mercola, Terry Wahls, Aubrey De Grey, Josh Mitteldorf, Abel James, Sarah Ballantyne, Robb Wolf, Chris Kresser, Mark Sisson, etc.

Son personas que se han atrevido a experimentar, investigar, ir en contra de las modas y las corrientes generalmente aceptadas, para ir más allá de unos simples consejos dietéticos y de estilo de vida, y enseñarnos el camino a seguir para optimizar nuestra vida de manera integral.

¿Qué hacer para ser un biohacker?

Usar la evidencia empírica y superar nuestros límites para ser más fuertes, pensar más rápido y vivir mejor. Clic para tuitear
  • Informarse, investigar y experimentar. Observar nuestros síntomas como un científico: busquemos la causa profunda de nuestros males. Escuchemos nuestro cuerpo y seamos los detectives de nuestra salud, con la ayuda de un buen equipo médico, por supuesto. No apliquemos parches, sino que busquemos causas y soluciones efectivas, mediante diferentes técnicas y métodos.
  • Experimentar sin arriesgarnos. Aplicar el sentido común. Si nos equivocamos, no pasa nada. Cambiamos el rumbo y seguimos hacia delante.
  • Establecer objetivos: reducción de síntomas, aumento de la fuerza física, claridad mental, concentración, productividad en el trabajo, pérdida de peso, etc.
  • Mantener un diario de control cuantitativo y cualitativo.

Alimentación:

En general, los biohackers más reconocidos siguen una alimentación saludable, con alta densidad nutricional y un contenido calórico adecuado.

Privilegian una comida a base de alimentos brutos, no procesados, ecológicos o de pasto, con mucha cantidad de verduras de hoja verde —como las espinacas o la famosa col kale—, una proporción moderada de proteína animal, grandes cantidades de grasas saludables como el aceite de oliva, de coco, el ghee o la mantequilla para los que toleren la lactosa, y una cantidad reducida de hidratos de carbono.

Se promueve en general una dieta tipo Paleo/cetogénica, con periodos de ayuno intermitente.

Se recomienda comer vísceras (hígado, corazón, sesos…), caldo de huesos, alimentos funcionales como la cúrcuma, el jengibre, los arándanos, el chucrut, las algas, y otros alimentos anti-inflamatorios, antioxidantes, fermentados, pre o probióticos, alimentos con alto contenido en omega 3 como el pescado salvaje, el marisco… y fuentes saludables de omega 6 como aceite de oliva virgen extra, aguacate, coco, nueces y semillas.

Se aconseja evitar el consumo de alimentos industriales, harinas, cereales, azúcar, soja, alcohol, etc.

Algunos expertos recomiendan complementos alimenticios como magnesio, vitamina D, vitamina C, B12, calcio, gaba, glutamina, carnitina, melatonina, 5HTP, hierbas, etc.

El consumo de «Bulletproof Coffee™» está muy de moda entre algunos biohackers (es un café mezclado con mantequilla y aceite MCT).

Algunos biohackers como Tim Ferris aseguran que los superalimentos del futuro serán los insectos o los gusanos. ¿Os apetece un panecillo hecho con harina de grillos?

Según Jack Kruse, la optimización de la alimentación representa un porcentaje muy pequeño de todo lo que podemos hacer para mejorar y optimizar nuestra vida. ¡Hay que ir mucho más allá de la comida!

Comer menos:

Según algunos especialistas en técnicas anti-envejecimiento, la reducción del aporte calórico puede aumentar la longevidad.

¡Dejar de comer!

El ayuno terapéutico, controlado de manera adecuada, puede ser una manera de reducir nuestros síntomas, mejorar nuestros marcadores de salud, aumentar nuestra energía y perder peso. Jimmy Moore, Adam Nally o Jason Fung son especialistas en este tema.

Productividad:

Los biohackers mejoran sus capacidades cognitivas, de concentración, memorización y productividad mediante diferentes técnicas.

Luz:

Sabéis que la gestión correcta de los ciclos circadianos es esencial para una buena salud. Es importante exponerse a la luz natural pronto por la mañana y durante el día, y reducir la potencia lumínica de nuestra oficina o casa a partir de las 5 de la tarde.

Este ritmo luz/oscuridad es fundamental para beneficiar de un nivel de energía óptimo durante el día, y tener un sueño recuperador por la noche.

Movimiento y ejercicio:

El movimiento y el ejercicio son básicos si queremos optimizar nuestra salud. Podemos alternar ejercicio de bajo impacto como caminar, nadar o hacer yoga, con ejercicios más intensos, que estimulen las funciones cardiacas y los músculos. Las plataformas vibratorias mejoran la densidad ósea, la tonificación muscular y la eliminación de toxinas. El entrenamiento funcional tiene cada vez más adeptos.

Relajarse:

Todos sabemos que el estrés es uno de nuestros peores enemigos. Apliquemos técnicas sencillas para relajarnos.

Sueño:

Dormir bien es fundamental. Creemos las condiciones adecuadas para beneficiar de un sueño de calidad.

Moho:

El moho escondido en nuestra casa, nuestros colchones e incluso nuestra comida, puede provocar problemas de salud.

Agua:

¿Qué cantidad de agua bebes cada día? No hablemos de bebidas azucaradas, te, café o infusiones. Deberíamos beber dos litros de agua al día. Muchas personas no lo hacen, y sin saberlo están deshidratadas. Beber agua pura es fundamental para la salud del cuerpo y la mente.

Frío:

«Abraza el frío», recomienda Jack Kruse. Si tienes Hashimoto, es posible que tengas intolerancia al frío. Cuando hayas mejorado tus síntomas gracias a los consejos que te damos en Episalud, podrás acostumbrarte progresivamente a enfrentarte al frío, para mejorar tu circulación sanguínea y reforzar tu sistema inmunitario.

Puedes empezar por hundir tus manos y brazos en la pica o un cubo lleno de agua fría, luego la cabeza. Puedes acabar tu ducha caliente con agua fría, puedes tomar un baño con agua fría en la bañera, en el mar o en un río, y si eres tan valiente como Jack Kruse, puedes llenar tu bañera con agua fría y cubitos de hielo, o ir a esquiar en camiseta de manga corta, pisar la nieve descalzo, etc. Puedes alternar la sensación de frío y calor: una sesión de sauna seguida de una inmersión en un baño de agua fría, por ejemplo.

Sol:

La exposición al sol, unos 10-15 mn al día, sin protección, nos asegura niveles correctos de vitamina D y aumenta la producción de endorfinas que nos aportan una sensación de bienestar.

Contacto con la tierra o «grounding»:

Para beneficiar de las ondas magnéticas benéficas de la tierra, podemos caminar descalzos cada día, manipular la tierra del huerto, jugar con niños o animales domésticos al aire libre, etc. Este contacto con la tierra nos permite además reforzar nuestro sistema inmunitario.

Campos electromagnéticos:

Se recomienda limitar el contacto con las ondas electromagnéticas. No podemos obligar a nuestros vecinos que apaguen su wi-fi por la noche, pero nosotros podemos hacerlo. Evitar la presencia de aparatos eléctricos en el dormitorio, no dejar los dispositivos eléctricos en modo de espera sino apagarlos, etc. Los biohackers han inventado muchos trucos para bloquear o limitar las frecuencias electromagnéticas.

Longevidad:

Cuando uno empieza a interesarse por el biohacking, descubre rápidamente el trabajo de varios expertos como Aubrey de Grey, Josh Mitteldorf  o Maria Konovalenko. Si queremos optimizar nuestra vida, ¿por qué no proponernos vivir con salud hasta los 180 años, como declara Dave Asprey? Y si no lo conseguimos, en todo caso moriremos en el intento.

A veces se relaciona el biohacking con el transhumanismo.

En general, los biohackers tienen como objetivo llevar una vida lo más fisiológica posible, respetuosa de nuestra evolución natural, gracias al consumo de alimentos sanos y frescos, la práctica habitual de movimiento y ejercicio, el respeto de los ritmos circadianos, el contacto con la naturaleza, evitar el estrés, propiciar momentos de juego, descanso y bienestar.

Esta vida fisiológica, junto con el uso adecuado de recursos tecnológicos y científicos, puede ayudarnos a mejorar nuestra calidad de vida.

¿Y tú, quieres ser un biohacker, quieres ser el detective de tu propia salud? ¿Qué acciones llevas a cabo para optimizar tu vida?

Referencias:

Sobre el biohacking en general:

Definición del biohacking según Dave Asprey: aquí y aquí

Un artículo sobre biohacking: aquí.

Una entrevista con Dave Asprey: aquí.

Una entrevista con Jack Kruse: aquí. Web del Dr. Kruse: aquí

Web de Jimmy Moore: aquí

Biohacking en Barcelona: aquí.

Paleotraining: Blog de Airam Fernández.

Si te ha gustado:Share on FacebookGoogle+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
Alice Dénoyers
Soy Alice, la creadora de Episalud. Mi objetivo es compartir información actualizada y fiable sobre los últimos avances en salud y nutrición, con especial enfoque en las enfermedades autoinmunes. Si quieres saber más sobre mí, entra aquí.
Showing 7 comments
  • Rosalinda
    Responder

    Qué buena información, Alice. ¡Y qué completa! Cuando esté en casa miraré los enlaces para poder entenderlos, en español o con subtítulos. Yo me he propuesto acostarme pronto y ayunar intermitentemente. Gracias por tu apoyo.

    • Alice Dénoyers
      Responder

      Hola Rosalinda, gracias por tu comentario y enhorabuena por tus buenos propósitos! Te recomiendo que mantengas un diario con tus objetivos y tu progresión. Un saludo!

  • Inma
    Responder

    Interesantísimo!!! Con ilusión y ganas de aprender y poner en práctica!
    Me he propuesto hacer yoga, acostarme antes y apagar todas las noches el wifi.
    Cuando lo consiga…más!!
    Muchas gracias Alice!!!

    • Alice Dénoyers
      Responder

      Hola Inma! Gracias por tus palabras. Me alegro de que te haya gustado el artículo. Enhorabuena por tus propósitos. Cada esfuerzo cuenta, y mucho! Ya verás como poco a poco será más fácil integrar cambios positivos en tu vida. Un abrazo!

  • Laura
    Responder

    Un artículo genial Alice. Muy sensato, y muy completo. ¡Me ha encantado!
    Me declaro biohacker totalmente.
    Un abrazo, y enhorabuena porque lo estás haciendo genial
    Un abrazo,
    Laura

    • Alice Dénoyers
      Responder

      Hola Laura, gracias por tus comentarios y ¡bienvenida a la comunidad de biohackers! Un abrazo.

  • Laura
    Responder

    Alice como.me gusta este artículo!!! Es amplio, sencillo, claro… Me ha requetechiflado!!! Gracias amiga! Mañana la entrada hablara de un aspecto relacionado con ello. Nos animamos a ser unas super biohackers???? Vamosss!!!!

Escribe un comentario