¿EN QUÉ CONSISTE EL AIP?
(Parte 1 de 3)

El protocolo autoinmune o AIP es un método global establecido por la Dra Sarah Ballantyne, destinado a reducir los síntomas y auto-anticuerpos de las personas con enfermedades autoinmunes. Está constituido por una dieta específica y unas pautas de estilo de vida.

Existen más de 100 enfermedades autoinmunes crónicas, como por ejemplo: tiroiditis de Hashimoto, diabetes de tipo 1, artritis reumatoide, esclerosis múltiple, lupus, psoriasis, Crohn, celiaquía, vitíligo, endometriosis, etc.

El componente principal del AIP es la alimentación, pero otros factores básicos son la gestión del estrés, hacer ejercicio, dormir bien, etc. La parte dedicada a la alimentación se inspira de la dieta Paleo, pero es más restrictiva.

ENFERMEDADES AUTOINMUNES Y ALIMENTACIÓN

Las enfermedades autoinmunes tienen causas diferentes, pero todas tienen un punto en común, la permeabilidad o disbiosis intestinal. Unos micro agujeros en la pared intestinal dejan pasar en el organismo pequeñas proteínas de los alimentos que no se han digerido bien. Estas partículas crean todo tipo de irritaciones en el cuerpo y el cerebro.

En las enfermedades autoinmunes, el sistema autoinmune se activa de manera desproporcionada, considerando equivocadamente algunos tejidos u órganos como extraños. En el ejemplo de la tiroiditis de Hashimoto, los autoanticuerpos antitiroideos atacan y destruyen la glándula tiroidea, imprescindible para un metabolismo correcto.

Algunas proteínas de los alimentos que comemos, como el gluten, se parecen mucho a las de nuestros órganos o tejidos. El sistema inmunitario, ya alterado, se confunde y las considera como un «enemigo a atacar». Se trata del fenómeno de mimetismo molecular. El sistema inmunitario se activa, el metabolismo se altera, los autoanticuerpos se multiplican, los síntomas aparecen y nuestra salud empeora. Este proceso suele durar años antes de que notemos síntomas y acudamos al médico.

INTENCIÓN DEL AIP

El AIP ayuda a reforzar la barrera intestinal, a mejorar el proceso de digestión y a reducir síntomas y autoanticuerpos, mediante la eliminación de ciertos alimentos potencialmente irritantes, inflamatorios, alérgenos y tóxicos.

La base de la alimentación en el AIP es: verduras frescas, proteínas animales de calidad, grasas saludables y agua.

Cada alimento que entra en nuestra boca participa directamente a mejorar o empeorar nuestra salud. #Episalud… Clic para tuitear

La fase de eliminación o fase estricta debería durar un mínimo de 60 días. Cuando los síntomas y autoanticuerpos se hayan reducido de manera notable, podemos empezar a reintroducir algunos alimentos de forma gradual y según un protocolo específico.

La duración de la dieta difiere para cada persona, en función del estado de la enfermedad, de las reacciones del cuerpo, de las intolerancias alimentarias detectadas, etc.

Es muy importante realizar un seguimiento médico adecuado mediante analíticas durante todo el proceso. Cualquier cambio brusco de alimentación puede tener efectos negativos.

El AIP no provoca carencias ni anemias: las calorías no se restringen, y la alimentación es equilibrada, con una densidad nutricional óptima.

Los efectos benéficos del AIP pueden ser muy rápidos o más lentos, según una multitud de factores. Es posible que nuestros síntomas empeoren en los primeros días por un efecto «detox». El cuerpo y la mente tienen que adaptarse progresivamente al cambio de alimentación.

¿QUÉ ALIMENTOS TENGO QUE ELIMINAR EN EL AIP?

Eliminamos temporalmente de nuestra dieta:

  • Todos los cereales y pseudocereales (trigo, maíz, arroz, trigo sarraceno, quinoa, avena, etc.).
  • Azúcar y productos azucarados
  • Lácteos
  • Huevos
  • Soja
  • Nueces y semillas (y productos derivadas de las semillas como el café, el chocolate, la pimienta, el comino, el aceite de girasol, etc.)
  • Verduras de la familia de las solanáceas (patata, tomate, pimiento, berenjena, etc.)
  • Legumbres
  • Alimentos procesados
  • Alcohol
  • Fármacos antiinflamatorios no esteroidales: ibuprofeno, aspirina, etc.

MUY BIEN, PERO ¿QUÉ PUEDO COMER EN EL AIP?

VERDURAS:

Se recomienda el consumo de gran cantidad (hasta 1 kg al día) de verduras de todos los colores del arco-iris: todas las verduras de hoja verde, alcachofas, endivias, calabacín, cebolla, ajo, etc. Raíces y tubérculos: zanahoria, remolacha, chirivía, rabanitos, nabos, etc.; coles (crucíferas). Las verduras con más carga glucémica deben consumirse con moderación: boniato, calabaza, plátano macho, yuca, etc.

El jengibre y la cúrcuma, así como las hierbas frescas como albahaca, tomillo, cilantro, perejil, menta, etc., están muy recomendados porque reducen la inflamación y aportan vitaminas y minerales.

Se recomienda comprar verduras ecológicas, y privilegiar una cocción suave al vapor o al horno.

PROTEÍNAS:

Todas las proteínas animales, con especial énfasis en la densidad nutricional: vísceras (hígado, corazón, etc.), caldo de huesos, pescado (intentar que sea pequeño y muy fresco o salvaje), marisco, etc.

Se puede comer carne de pollo, pavo, ternera, cordero, conejo, cerdo, pato, etc., preferentemente de pasto o ecológica.

GRASAS:

Las grasas recomendadas en el AIP son: aceite de oliva virgen extra (AOVE, para usar en frío), aceite de coco, aceite de aguacate, grasa de cerdo, ternera, pato u oca. En el AIP, el coco fresco, la leche de coco, el beicon natural, las aceitunas y el aguacate se consideran grasa.

No le tengamos miedo a las grasas saludables. Combinadas con carbohidratos bajos en azúcar y proteínas de calidad, nos ayudarán a saciarnos, a adelgazar si lo necesitamos, y a mejorar nuestro estado de salud general. Tenemos que acostumbrarnos a privilegiar la grasa como fuente de combustible de nuestro organismo en vez de la glucosa (azúcar), altamente inflamatoria.

FRUTA:

Se puede comer todas las variedades de fruta pero en cantidad reducida (una o dos piezas al día, y mejor arándanos, moras o frambuesas, que tienen un contenido de fructosa reducido). Es mejor acompañar la fruta con una fuente de grasa (leche de coco por ejemplo) para rebajar la fructosa. Consumir con moderación o evitar frutas deshidratadas como dátiles, orejones, etc.

La algarroba es un sustitutivo del chocolate, que se puede usar para elaborar postres o bebidas.

BEBIDAS:

¡Agua! Si no bebemos 1,5 ó 2 litros de agua al día, es probable que estemos deshidratados sin saberlo. Una buena hidratación es fundamental. Es posible tomar té (de manera ocasional), infusiones, leche o agua de coco…

Sal: se recomienda consumir sal marina sin refinar o sal rosa del Himalaya.

DESAYUNO:

El desayuno debería ser otra comida más, parecida a la comida o la cena. Como no podemos comer cereales, lácteos, huevos, zumos, café o mucha fruta, tenemos que adaptarnos y cambiar nuestros hábitos. En el AIP se come verduras, proteína y grasa en las tres comidas del día.

Existen muchísimas recetas AIP por Internet, y libros de cocina con ideas excelentes (en inglés).

MACRO Y MICRONUTRIENTES:

Para optimizar nuestra alimentación, tenemos que dedicarle una atención especial a la cantidad, calidad y repartición de macronutrientes (hidratos de carbono, proteína y grasa) y micronutrientes (vitaminas, minerales y oligoelementos).

Es muy importante saber que el AIP no es una dieta de adelgazamiento. No tenemos que reducir la cantidad de calorías que ingerimos. Queremos optimizar la densidad nutricional para disponer de todas las vitaminas y minerales necesarios a un buen funcionamiento del cuerpo y la mente.

AIPPlate - Episalud.comIntentamos respetar una proporción aproximada de 75% de verduras / 25% de proteína, grasa, almidón y fruta en cada comida:

 

¡En el AIP comemos más verduras que un vegetariano! #morevegetablesthanavegetarian!

Hay que controlar nuestros niveles de vitaminas y minerales mediante analíticas de sangre: vitamina D, B12, ferritina/hierro, selenio, magnesio, calcio, potasio, cinc, etc.

ALIMENTOS Y BEBIDAS FERMENTADOS:

Estos alimentos ayudan a mejorar la microbiota por sus beneficios como probióticos naturales. Podemos hacer chucrut casero o todo tipo de verduras fermentadas, kéfir de agua, kombucha, etc.

ZONA GRIS:

Esta categoría incluye alimentos cuyo consumo debería ser moderado o evitado: alimentos con alto contenido en fructosa como frutas secas, miel, jarabe de arce, agar-agar, stevia, algunas algas, guisantes y judías verdes, setas, etc.

REINTRODUCCIÓN DE ALIMENTOS:

La fase de reintroducción empieza cuando el sistema digestivo está reforzado, cuando nuestros síntomas y autoanticuerpos se hayan reducido de manera significativa. Se sigue un protocolo concreto, que explicaremos en la tercera entrada dedicada al AIP.

Hemos hablado de la parte «alimentación» del AIP. Otro aspecto fundamental del protocolo es el estilo de vida. En el próximo artículo, hablaremos de cómo adoptar nuevos hábitos de vida saludables para ayudarnos a sentirnos mejor y ¡recuperar nuestra vida!

Y tú, ¿has seguido o sigues el AIP? ¿Qué mejorías en tu salud ha representado el protocolo? ¿Lo recomendarías a otras personas con enfermedades autoinmunes? Gracias por compartir tu opinión con nosotros.

  • Descubre la segunda entrada de la serie sobre el AIP aquí: estilo de vida en el AIP
  • ¿Quieres saber cómo reintroducir alimentos en el Protocolo Autoinmune? Descúbrelo aquí.
  • Te ofrezco 31 consejos para mejorar tus resultados en el AIP, y no caer en los típicos errores. ¡Lee todos estos consejos en esta entrada de blog!

 


Referencias:

El AIP según Sarah Ballantyne: aquí, y su libro The Paleo Approach

El AIP del Dr. Datis Kharrazian.

A Simple Guide to the Paleo Autoimmune Protocol, por Eileen Laird.

Recursos sobre el AIP en español: aquí, aquí, aquí, aquí y aquí.

Libros de cocina AIP: The Healing Kitchen, Simple French Paleo, Autoimmune Paleo Cookbook, He Won’t Know It’s Paleo.

Permeabilidad intestinal, una entrevista con el Dr. Alesio Fassano.

Ficha Wikipedia sobre permeabilidad intestinal.

Fasano, Zonulina y autoinmunidad: La teoría del intestino hiperpermeable

Intestino Permeable y Autoinmunidad: ¿Cuál Es La Conexión?

¿Tienes el Síndrome del Intestino Permeable?

Importancia de la densidad nutricional: aquí, aquí y aquí.

Mimetismo molecular y contaminación cruzada.

Si te ha gustado:Share on FacebookGoogle+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
Alice Dénoyers
Soy Alice, la creadora de Episalud. Mi objetivo es compartir información actualizada y fiable sobre los últimos avances en salud y nutrición, con especial enfoque en las enfermedades autoinmunes. Si quieres saber más sobre mí, entra aquí.
Showing 10 comments
  • patty
    Responder

    Buenas tardes
    Acabo de descubrir el blog, muchas gracias por toda la información y ayuda tan detallada
    La dieta AIP seria beneficiosa para una gastritis cronica? En que se diferencia de la dieta Gaps? En AIP si se puede comer almidon de batata, yuca… pero en Gaps dicen que almidon daña el estomago…

    Por otro lado, donde puedo ver un listado detallado de los alimentos permitidos-prohibidos o algun menu semanal? No tomo mariscoa y alguna verdura x sensibilidad al niquel ye resulta dificil el cambio de alimentacion

    Gracias, un saludo ☺

  • Esperanza
    Responder

    hola Alice.
    Donde puedo encontrar las partes II y III de este articulo.
    Me ha parecido superinteresante.
    gracias.

  • Rebeca Martel Lemus
    Responder

    A mi me han diagnosticado una Colangitis Biliar Primaria y me gustaría saber si este protocolo me ayudaría a mi también.

    Muchísimas gracias

    • Alice Dénoyers
      Responder

      Hola Rebeca, si tu enfermedad es autoinmune entonces sí que te podría ayudar. Un saludo.

  • flor
    Responder

    Alice porfavro orientame un poco ando muy desubicada he visto “N” cantidad de medicos te cuento un poco de mi hace algunos años me operaron de la tiorides me quitaron un nodulo benigno gracias a Dios y me quede con media tiroides desde ahi me dieron eutirox y medijeron q todo iba a ser igual y en realidad no fue asi tengo hipotiroidismo dicen y mi vida ha cambiado tanto que soy otra persona llena de dolencias, y bajones hace unos meses me dijeron que tenia candida no se en realidad si la tiroides hace que mi sistema inmune se aloque y eso provoque la candida no lo se esto es un circulo vicioso creo. hace 1 año por instruccion del endocrino no como gluten ni lacteos etc etc llevo una alimentacion paleo baje mucho de peso y no era gordita asi que para no bajar tanto el dr me permitio comer maiz nixtamalizado como adicional… Tomo vitamica c omega 3 magnesio aceite de coco pero aveces los brotes vulven asi les llamo yo dolores de cuerpo desgano al maximo depresion y muchos malestares estomacales 🙁 ya no se para donde dirigirme aparte tengo anemia que me imagino es provocada por la misma candida,. hay forma de que me orientes un poco porfavor .’

    • Alice Dénoyers
      Responder

      Hola Flor, ya estás en nuestra comunidad de Facebook? Allí podremos ayudarte con consejos, testimonios y opiniones de otros pacientes y terapeutas. Un saludo.

  • Laurificación
    Responder

    Tengo hashimoto y vitíligo. Recomiendo absolutamente seguir el protocolo al menos a los que sufran estas dos patologías.
    En mis análisis los anticuerpos siguen disparados pero la tiroides está bien y han desaparecido los nódulos. Los médicos flipan. Los síntomas han desaparecido.

    En mi caso tardé mucho en eliminar el café. Y creo que es de lo primero que habría que quitar porque hace que el aparato digestivo reaccione antes con otros alimentos. También si consumo mucho café las manchas del vitíligo se vuelven fluorescentes, aunque sólo me crecen por cuestiones emocionales.

    Añadir que desde que empecé a hacer unos 10 ó 15 min de cardio suave al día me empecé a sentir como antes de que me diagnosticaran Hashimoto.

    Gracias por la página. Ayudáis a mucha gente.

Escribe un comentario