¿HAY VIDA MÁS ALLÁ DEL AIP? (parte 3 de 3)

En las dos primeras entradas de esta trilogía sobre el Protocolo Autoinmune, hemos hablado del aspecto alimentación y del aspecto estilo de vida.

Nos queda esta tercera entrada, que aporta más información sobre la fase de reintroducción de alimentos, una fase lógica e imprescindible en el proceso.

¿CUÁNDO PUEDO EMPEZAR A REINTRODUCIR ALIMENTOS?

El AIP es, por definición, un método temporal de eliminación de ciertos alimentos, para permitir a nuestro sistema digestivo recuperarse, regenerarse y repararse. La duración mínima de la fase de eliminación es de un mes, pero podemos alargar esta fase hasta varios meses, si seguimos teniendo muchos síntomas y nuestros autoanticuerpos siguen elevados.

Algunas personas siguen la fase de eliminación estricta del AIP durante años. No existe ninguna contraindicación para ello, ya que la dieta AIP provee todos los nutrientes y calorías necesarios para gozar de una buena salud, sin alimentos potencialmente inflamatorios o nocivos para nuestro organismo.

Sin embargo, la vida social, laboral y familiar, las prisas y los imprevistos de la vida cotidiana, así como el deseo de beneficiar de una dieta lo más variada posible, hace que sea recomendable reintroducir varios alimentos saludables en nuestra dieta.

Cuánto más tiempo sigamos el AIP, más posibilidad tenemos de introducir otros alimentos con éxito, una vez nuestro aparato digestivo esté correctamente recuperado.

Teóricamente, deberíamos empezar la fase de reintroducción cuando estemos asintomáticos o cuando hayamos llegado a la remisión. En muchos casos, esto es muy difícil o prácticamente imposible. Por lo menos, podemos esperar a que nuestros síntomas y autoanticuerpos se hayan reducido de manera notable. Yo seguí la fase de eliminación estricta durante 9 meses y empecé la fase de reintroducción en ese momento, cuando mis síntomas habían disminuido un 70% o más.

El momento de empezar la fase de reintroducción es una decisión muy personal y depende de varios factores como la mejora de nuestros síntomas, el estrés o la comodidad de seguir el protocolo al pie de la letra, la presión social, las ganas de pasar menos tiempo en la cocina, los viajes, etc.

No intentemos reintroducir alimentos mientras vivamos una situación de estrés, un traslado, dificultades emocionales, cambio de situación personal o laboral, hospitalización, infección, empeoramiento de nuestros síntomas, etc.

¿CÓMO REINTRODUCIR ALIMENTOS?

El proceso de reintroducción de alimentos se llama «prueba de tolerancia, reintroducción, provocación o exposición oral». Después de haber eliminado ciertos alimentos de nuestra dieta, reintroducimos algunos de ellos (pero no todos, eh), según un protocolo concreto, para comprobar si nuestro organismo es capaz de asimilarlos correctamente o no.

Esta prueba de tolerancia es posible en el caso de intolerancia a ciertos alimentos (notamos mejorías cuando eliminamos estos productos de nuestra dieta). En caso de alergias alimentarias, siempre consultar con vuestro médico.

Los alimentos se reintroducen de uno en uno, con un intervalo de unos 7 días entre cada alimento reintroducido.

POSIBLES REACCIONES

Algunas reacciones pueden surgir inmediatamente, otras hasta un par de días después del intento de reintroducción. Ciertas personas pueden notar una reacción intensa e inmediata, otras no tienen ninguna reacción.

Es muy importante observarse durante esta fase. Mantener un diario de alimentación y síntomas nos permitirá relacionar el momento de reintroducción de un alimento con las posibles reacciones (o ausencia de reacción) en las horas o los días siguientes al intento de reintroducción.

Las reacciones pueden ser de todo tipo: agudización de nuestros síntomas habituales, físicos o mentales, como cansancio, problemas digestivos, hinchazón, taquicardia, erupciones o irritaciones cutáneas, niebla mental, dolores musculares o articulares, sequedad de la piel, cambios de humor, depresión, ansiedad, insomnio, etc.

También es muy posible que no tengamos ninguna reacción, entonces podremos reintroducir este alimento en nuestra dieta sin ningún problema.

Si hemos reintroducido un alimento hace unos días y empezamos a tener síntomas, volvemos a quitar este alimento, apuntamos síntomas en nuestro diario y volvemos a intentar reintroducirlo más adelante.

ASPECTO EMOCIONAL

Cuando empecé el protocolo de reintroducción, estaba muy segura, muy tranquila y muy confiada. ¡Soñaba con volver a comer huevos, nueces y chocolate, después de tantos meses sin probarlos!

Dejé de leer los comentarios negativos en los foros de AIP (personas que contaban sus fracasos en la reintroducción de alimentos), confié en mí y en mi cuerpo, seguí el protocolo de reintroducción al pie de la letra, y hasta hoy —7 meses después de empezar la fase de provocación— he reintroducido con éxito: huevos, semillas y nueces, ghee casero, chocolate, arroz (un par de veces al mes) y lentejas (una vez al mes o menos). De momento, no he notado la necesidad de intentar reintroducir otros alimentos.

Estoy convencida de que la parte emocional es crucial en esta fase. No nos dejemos influenciar por el «efecto nocebo» de los comentarios negativos que podamos leer en los foros, confiemos en nuestra capacidad de sanación y cuando estemos listos, abracemos el proceso de reintroducción con confianza.

Tampoco empecemos este proceso antes de tiempo. Mejor esperarse unas semanas más en la fase de eliminación que lanzarse en el proceso de reintroducción de forma prematura, lo que aumenta las posibilidades de fracaso (reacciones adversas a ciertos alimentos reintroducidos).

Cuando hayamos superado el proceso de reintros, notaremos que la vida es mucho más bonita y sencilla cuando podemos compartir comidas con nuestra familia y nuestros amigos, en casa o en el restaurante, y dejar de ir a todas partes con el Tuper en el bolso.

¿QUÉ ALIMENTOS PUEDO REINTRODUCIR?

Tenemos dos opciones: o podemos seleccionar el alimento que más nos apetezca reintroducir, o podemos seguir las indicaciones de dos expertas en AIP, Sarah Ballantyne y Eileen Laird (enlaces al final del artículo).

Estas indicaciones se basan en investigaciones científicas, que muestran que los primeros alimentos recomendados para la reintroducción son menos susceptibles de provocar una reacción negativa en las personas, y cuyo contenido nutritivo es superior al de los otros alimentos.

Estos alimentos se han repartido en 4 grupos. Se recomienda seguir el orden indicado por Sarah Ballantyne para obtener resultados óptimos, o sea reintroducir cada alimento del primer grupo con éxito, antes de pasar al siguiente grupo. Si notamos reacciones al reintroducir algún alimento, esperamos unos días antes de probar con un alimento del mismo grupo.

¿EN QUÉ CONSISTE EL PROCESO DE PROVOCACIÓN O REINTRODUCCIÓN?

Intentemos hacer nuestro intento de reintroducción un día en qué estemos tranquilos, sin estrés, sin demasiadas obligaciones familiares o profesionales. Tendremos que comer este alimento varias veces durante dos o tres días seguidos, luego tendremos que dejar de comerlo durante unos días.

  • Escogemos un alimento, preferiblemente según el orden mencionado en el apartado siguiente (orden de reintroducción).
  • Comemos una cantidad muy pequeña del alimento (media una cucharada de postre). Esperamos 15 minutos.
  • Si aparecen síntomas, dejamos de comer el alimento. Volvemos al AIP estricto y esperamos unos días o semanas antes de volver a intentarlo.
  • Si no tenemos síntomas, comemos una cucharada y media del mismo alimento al cabo de 15 minutos. Esperamos un par de horas y apuntamos cómo nos sentimos.
  • Volvemos a comer una porción normal del alimento, solo o dentro de una comida.
  • Para confirmar el proceso, podemos seguir este consejo muy útil de Eileen Laird: si no hemos notado ningún síntoma al reintroducir un alimento según este protocolo, comemos una pequeña cantidad de este mismo alimento cada día durante una semana. Esto nos permitirá confirmar definitivamente que podemos reintegrar este alimento en nuestra alimentación, o no.
  • No volvemos a comer este alimento durante 7 días. Tampoco intentamos reintroducir otros alimentos durante estos días. Controlamos nuestros síntomas, alimentación, ejercicio físico, sueño, etc. en nuestro diario.
  • Si no tenemos síntomas en los 3 a 7 días siguientes, podemos reintegrar estos alimentos en nuestra dieta.

nueces y semillas - Episalud.com

ORDEN DE REINTRODUCCIÓN DE ALIMENTOS SEGÚN SARAH BALLANTYNE:

Categoría 1:

• Yemas de huevos, guisantes, judías verdes, habas, etc.

• Especies basadas en semillas (comino, anís, etc.)

• Aceites de semillas y nueces (aceite de sésamo, nueces, etc.)

• Ghee (mantequilla eco clarificada)

Categoría 2:

• Semillas, nueces, cacao o chocolate, clara de huevo, mantequilla eco, alcohol en pequeñas cantidades.

Categoría 3:

• Anacardos y pistachos, berenjena, pimiento, nata cruda eco, yogurt y kéfir.

Categoría 4:

• Otros lácteos como leche entera eco y queso, pimientos picantes, tomates, patatas, otras solanáceas como tomates, berenjenas, pimientos, etc.; alcohol en cantidades superiores, arroz blanco, legumbres (remojados en agua durante unas 8 horas antes de su consumo), cereales sin gluten (también preparados en remojo).

¿PUEDO REINTRODUCIR GALLETAS, PIZZA, PAN, PASTA Y CERVEZA?

¿Te encantaría que te contestara que sí, que por supuesto, ya que te has portado tan bien en la fase de eliminación?

Pues no, lo siento.

Los alimentos con gluten, azúcar, soja, alcohol o productos industriales no deberían volver a formar parte de nuestra dieta si padecemos alguna enfermedad autoinmune. Incluso muchas personas no reintroducen legumbres o lácteos. Es una cuestión personal.

El proceso de reintroducción puede ser corto o largo, igual que la fase de eliminación. Depende de las características de cada persona, su estado de salud, sus reacciones a determinados alimentos, su motivación, etc.

Yo decidí tomármelo con calma. No tengo ninguna prisa por reintroducir solanáceas (tomates, pimientos, patatas) en mi dieta, ni tampoco yogures, mantequilla, leche o alcohol.

La semana pasada probé un trocito de queso parmesano eco que me supo a gloria. Hace 7 meses fui a un restaurante para celebrar mi cumpleaños con mis amigos. Tomé alimentos AIP pero seguramente, por una mezcla de contaminación cruzada, efecto nocebo y estrés, el día siguiente casi no pude levantarme de la cama, por los dolores y el cansancio que notaba. El 24 de diciembre del 2016, la cena de Navidad de mi suegra me sentó de maravilla. Hace 1 mes fui a un restaurante de carnes a la brasa con mi familia, la semana siguiente fui a comer en un restaurante con una amiga y sobreviví felizmente.

El hecho de saber que puedo comer fuera de casa y tener cierta «libertad social» ha sido un gran cambio positivo.

El aspecto más positivo del AIP es que nos puede devolver la salud y la vida, como fue mi caso. Tal vez su aspecto más negativo sea la necesaria ruptura con una vida social normal durante un tiempo.

Por eso, es necesario gestionar de la mejor manera posible las dos fases del protocolo, la de eliminación y la de provocación, para beneficiar de sus ventajas sin sufrir demasiado sus inconvenientes.

En una próxima entrada, hablaré precisamente de los posibles frenos y dificultades a las cuales nos enfrentamos cuando hacemos el AIP, y cómo remediarlas.

Y tú, ¿en qué fase estás? ¿Acabas de empezar el AIP y ya sueñas con reintroducir varios alimentos? ¿Te lo tomas con calma y prefieras esperar que tus síntomas se reduzcan de manera más notable? ¿Ya has reintroducido algunos alimentos y has tenido buenas experiencias, o te ha resultado más complicado? ¡Cuéntamelo aquí en los comentarios del blog!


Recursos:

Guía de reintroducción de alimentos en el AIP por Sarah Ballantyne (en inglés)

Libro electrónico sobre reintroducción de alimentos en el AIP por Eileen Laird (en inglés)

Enlace especial para miembros de la comunidad de The Paleo Mom (Sarah Ballantyne), con un montón de recursos y enlaces gratuitos y con descuentos sobre AIP, Paleo, recetas, biohacking, etc. (en inglés) aquí.

Enlaces en español sobre reintroducción de alimentos en el AIP: aquí, aquí y aquí.

Si te ha gustado:Share on FacebookGoogle+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
Alice Dénoyers
Soy Alice, la creadora de Episalud. Mi objetivo es compartir información actualizada y fiable sobre los últimos avances en salud y nutrición, con especial enfoque en las enfermedades autoinmunes. Si quieres saber más sobre mí, entra aquí.
Showing 16 comments
  • Isabel
    Responder

    Alice, es un placer contar con tu experiencia. Yo quiero hacer el AIP pero tengo que armarme muy bien psicológicamente y encontrar el momento adecuado. Quizás ahora de cara al verano no sea el periodo que mejor me vendría para ello. He eliminado algo pero no todo, aunque sigo una alimentación eco basada en verduras, hortalizas, frutas, carnes, pescados y huevos. Tendré muy en cuenta tus artículos cuando me decida a hacerlo. Saludos

    • Alice Dénoyers
      Responder

      Hola Isabel, gracias por tus palabras y enhorabuena por tu motivación. Cuidas muy bien tu alimentación, ya es muchísimo! Cuando estés lista, cuanto hayas acumulado suficiente información y conocimiento, encontrarás tu momento. Un saludo!

  • RML
    Responder

    Hola Alice, me surge la duda de como hacerlo en caso de ovario poliquístico, ya que en mi caso, la reintroducción y sus posibles efectos serían visibles al cabo de los meses no? El tema hormonal no es tan rápido como una alarma momentánea al comer cierto alimento. Quizá algún grano puntual, pero al no tener el acné curado al 100%, que me saliera algún brote o grano podría ser casualidad. En el caso de la tiroides por ejemplo, funcionaria igual no? No se sabe si afecta a tu tiroides o no hasta que no te haces analítica que lo confirme no? Gracias por el post, interesante como siempre! Un saludo Alice!

    • Alice Dénoyers
      Responder

      Hola, yo siempre digo que como será muy complicado encontrar la o las causas exactas de nuestros males, lo mejor es emprender acciones globales vía alimentación y estilo de vida. Si haces el AIP correctamente, y luego empiezas a reintroducir alimentos de manera progresiva, te irás dando cuenta de las mejoras. Es la única manera de saber si tus síntomas pueden reducirse o no! En mi caso, después de 9 meses de AIP estricto y en total casi dos años de cambio de alimentación, puedo afirmar que mis síntomas se han reducido un 90%. Ánimo!

  • Ana Rosa
    Responder

    Yo quiero empaparme de información y luego introducirme al AIP …. he empezado por dejar azúcares y harinas y mi sorpresa es que me ha bajado la barriga muchísimo en este poco tiempo, me siento bien!! Y quiero hacerlo completamente!! Estoy emocionada!!! Gracias Alice por tu apoyo y tu página!! No sé cómo llegue a ella y a ti, pero estoy segura que es un regalo grande que me hace Dios!!

    • Alice Dénoyers
      Responder

      Hola Ana Rosa, muchas gracias por tus comentarios y me alegro por tus mejoras… Seguimos adelante! Un abrazo.

  • Isa
    Responder

    Hola Alice! Te escribí por Facebook, la verdad que no tenía ni idea de AIP ni de paleo… Hace poco me digeron que padecía EM y ni me pensé en probar este protocolo, todo sea por mi salud. Lo que quiero es evitar recaídas. De base mi alimentación antes era saludable, pero con el estrés del trabajo, pocas horas de sueño y no realización de ejercicio físico… Llegué al límite. Llevo una semana con AIP estricto, aunque tengo pocos síntomas ya, he leído que los que me quedan pueden irse parcial o totalmente pero tardará. Tomo a la vez vitaminas en suplementos. Me encuentro bien, no he pensado en abandonar. Lo malo es que ahora en verano quizás es más difícil mantener las restricciones. El tener que decir que no a casi todo lo que comen los demás… Ya he leído que cerveza nada verdad? Aunque sea sin gluten? Y las pastas igual… También he leído que existe el arroz de coliflor. Bueno gracias por todo y enhorabuena por tu blog. Un saludo!

    • Alice Dénoyers
      Responder

      Hola Isa y bienvenida! Enhorabuena por tu decisión de cuidar tu salud. Lo primero que tienes que hacer es informarte bien sobre los alimentos que entran en el protocolo, y los que no entran. Sé que es duro renunciar a la cerveza y la pasta… Todos hemos tenido que llorar y al final aceptar que estos alimentos o productos ya no formarían parte de nuestra alimentación. Es un proceso muy duro, pero si quieres hacer “lo que sea por tu salud”, como dices, necesitas ser muy fuerte y determinada. La reducción de síntomas te ayudará a seguir adelante. Un abrazo y mucho ánimo!

  • Luna
    Responder

    Hola, me gustan muchos tus artículos, los agradezco mucho.
    Yo tiene como mes y medio que empecé, pero he bajado muchísimo de peso y me angustia mucho, tendrás alguna recomendación para que esto no suceda, apoyar al cuerpo o al intestino para una mejor absorción. Yo sufro de estreñimiento crónico, y de EM no sé si esto tenga que ver también con mi baja de peso. Me puedes recomendar algo para que el protocolo no me baje más?

    • Alice Dénoyers
      Responder

      Hola Luna, muchas personas bajan de peso al empezar el AIP. Muchas veces se debe al hecho de que eliminamos muchos alimentos inflamatorios de nuestra dieta. Con el tiempo tu peso se regulará. No olvides de centrarte en los alimentos con alta densidad nutricional como el caldo de huesos, las vísceras, la carne de calidad, buen pescado y marisco, fuentes de grasa saludable, etc. Y si tienes más didas, consulta un buen nutricionista o médico integrativo, PNI, etc.

  • Luis Villena
    Responder

    En personas con Rosácea y Asma, donde los síntomas no son tan severos, como recomiendas re introducir los alimentos, ¿debemos esperar más tiempo?

    • Alice Dénoyers
      Responder

      Hola Luis, el proceso de reintroducción depende de varios factores, pero la duración mínima recomendada de la fase de eliminación del AIP es de 6 semanas. Cada persona empieza las reintroducciones cuando ha notado mejorías significativas en sus síntomas, es muy variable. Por ejemplo yo mantuve la fase de eliminación durante 9 meses, pero muchas personas no necesitan tanto tiempo para notar una reducción importante de sus síntomas.

  • Cristina Talavera
    Responder

    ¡Qué suerte haber dado contigo! Es difícil encontrar información sobre protocolo autoinmune en castellano. El año pasado hice el protocolo durante un mes, pero la presión social pudo conmigo y lo dejé. En octubre voy a intentarlo otra vez, ya que mi vitíligo se está descontrolando bastante. Estoy mentalizándome y planificando comidas y rutinas. Es muy difícil porque somos 4 en casa y ellos comen “normal”: pastas, galletas, etc. Pero supongo que voy a tener que hacerlo durante bastante tiempo, porque el vitíligo es un proceso lento y voy a tardar en saber si se ha frenado o incluso está remitiendo… en fin, me armaré de paciencia!
    Enhorabuena por el blog, ¡saludos!

    • Alice Dénoyers
      Responder

      Hola Cristina, muchas gracias por tu mensaje y mucho ánimo. Seguro que lo conseguirás. Es cuestión de mentalizarse y estar convencida que tu salud es la prioridad número uno. ¿Ya nos estás siguiendo por Facebook? ¡Un saludo!

  • Milagros Rodriguez Viale
    Responder

    Hola, estoy lista parr empezar la dieta! tengo artritis reumatoide. Me preocupa un poco el tema de conseguir carnes de buena calidad (de pastoreo) que pasa si no consigo? o si me venden diciendo q si y no es..no bajarian mis sintomas?
    gracias!

    • Alice Dénoyers
      Responder

      Hola Milagros, lo importante es la calidad global de tu dieta y los alimentos que consumes. Es importante seleccionar productos de la mejor calidad posible. Como gastas menos dinero en comprar alimentos procesados, puedes incrementar un poco la partida reservada a la verdura, la grasa y la proteína de calidad. Tus síntomas podrán bajar con una combinación de varios factores, constancia y paciencia. No hay ningún milagro, pero sí muchos esfuerzos! Los resultados valen la pena.

Escribe un comentario