Xevi Verdaguer es psiconeuroinmunólogo, fisioterapeuta, posturólogo y divulgador científico. Sus campos de investigación y actuación son la microbiota, las interacciones intestino-cerebro, el sistema hormonal y la alimentación saludable. Le apasiona investigar y difundir consejos para prevenir y tratar síntomas tan desagradables y frecuentes como las alteraciones digestivas, la depresión, los síntomas premenstruales, el sobrepeso, el estrés, las alergias, las enfermedades autoinmunes, etc.

Hoy nos habla de su libro, «Transforma tu salud» (en español) / «Transforma la teva salut» (en catalán), y de la inauguración de la nueva clínica Omega Zeta de medicina integrativa en Andorra.

Andorra-la-Vella, 21 de febrero de 2018, día de la presentación oficial de Omega Zeta Andorra.

Alice Dénoyers: Gracias, Xevi, por dedicarme un poco de tu tiempo, y gracias por participar en esta entrevista para el blog Episalud. Es un honor, ya que eres una gran fuente de inspiración para muchos de nosotros. Yo soy una paciente, pues tengo tiroiditis autoinmune de Hashimoto y, a raíz de una gran crisis de salud que sufrí hace tres años, empecé a informarme sobre la psiconeuroinmunología (PNI). A partir de ahí mi vida cambió totalmente gracias a una serie de cambios de alimentación y estilo de vida. Ahora estoy estudiando el posgrado de PNI con Regenera, me queda un año para terminarlo. Me interesa muchísimo la PNI, y tu trabajo especialmente, porque eres el representante más mediático de esta disciplina en España.

Xevi_Alice - Episalud.com

Xevi y Alice

A.D: Para las personas de mi comunidad que no te conozcan tanto, ¿puedes explicarles a qué te dedicas? 

Xevi Verdaguer: Me dedico a divulgar con rigor y procurando resultar cercano a las personas de la calle por un lado y a los profesionales por otro. Me dedico a divulgar las evidencias científicas de la psiconeuroinmunologia.

Soy director del máster en PNI que realizamos en Madrid y en Barcelona, y que engloba a más de 50 ponentes: cada uno, desde su punto de vista, su especialidad, explica cómo integrar dicha especialidad en el contexto de la medicina integrativa, bajo el paradigma de tratar a las personas como un todo, ofreciendo un estudio global para entender el mecanismo por el cual una persona puede mantener o perder la salud. Así que mi vocación es ésta: formar a más personas, más profesionales, para que haya más pacientes que puedan ser tratados de esta manera.

Soy director del Institut PNI Xevi Verdaguer, que cuenta con cuatro clínicas distintas. Somos 18 compañeros en mi equipo: 6 nutricionistas, 3 médicos, 4 fisioterapeutas, 2 farmacéuticos, 2 biólogos y 2 psicólogos a fin de que, cuando nos llega un paciente,  podamos atenderle de la mejor manera.

Realizamos sesiones clínicas para compartir los casos clínicos y hacemos formación continua con los compañeros. Al mismo tiempo, estamos realizando investigación con clínicas privadas o empresas privadas que nos invitan y con las cuales creamos sinergias para proyectos nuevos.

Así que ésta es mi vida… Y lo más importante, tal vez, es que tengo dos hijas, de 12 y 14 años, y procuro que no me falte el tiempo para disfrutarlo con ellas, que el tiempo con ellas no se convierta en una obligación, sino un tiempo que compartamos desde el disfrute.

A.D: Has tratado a centenares o miles de pacientes a lo largo de tu trayectoria profesional; ¿cuáles crees que son las causas más frecuentes del empeoramiento de la salud de la población? ¿Disfunciones intestinales, desequilibrios hormonales, mala alimentación o pésimos hábitos de vida? ¿O estrés, bacterias, virus o parásitos?

X.V: Yo creo que lo que más problemas de salud nos causa en general a los humanos son los problemas digestivos y los problemas hormonales, porque cuando se altera el equilibrio de la microbiota, y la permeabilidad de nuestro intestino, consecuentemente aparecen problemas de sobrepeso, anímicos, hormonales y autoinmunes… todo lo cual nos lleva a ser tratados por especialistas en enfermedades autoinmunes o reumatólogos, por digestólogos si hay problemas digestivos, por psicólogos o psiquiatras si has tenido problemas emocionales o por tu endocrinólogo o ginecólogo si has tenido problemas hormonales. Llamamos a la puerta del especialista porque lo que nos preocupa y lo que nos hace sufrir nos plantea ciertos problemas, pero muchas veces el origen se encuentra en la alteración de la microbiota intestinal. Aquí tiene mucho que ver la alimentación, el ejercicio físico, el descanso, la vitamina D, por ejemplo, el contacto con el sol… Si no tenemos bien estas patas del ejercicio físico, el dormir suficientemente, el tener una buena gestión del estrés y de la alimentación, al final las protagonistas de todo esto —que son las bacterias del intestino—, si están en desequilibrio por culpa de que nosotros no les facilitamos todo lo anterior, terminan por perjudicarnos la salud. Es una relación «win-win»: tú ayudas a tus bacterias y ellas te ayudan a ti.

Hay personas que se obsesionan muchísimo por seguir una alimentación lo más perfecta posible, «porque me han dicho lo que tengo que comer», y en cambio no hacen ningún tipo de actividad física. Buscan «el superalimento» que les ayude a poner fin a sus problemas digestivos… «Desayunaré siempre esto porque me han dicho que me conviene…», o «Este alimento lo eliminaré completamente y procuraré que no haya ni una sola traza del mismo, porque me han dicho que destroza el intestino». En cambio, hay personas que no vigilan tanto la alimentación, pero son muy regulares, realizan ejercicio físico y descansan bien por las noches; estas personas, que pueden tener la alimentación bastante descuidada, presentan en cambio una mejor salud intestinal que aquella persona que vigila de manera obsesiva su alimentación, pero va estresada por la vida, tiene una mala gestión del estrés, te dice que no dispone de tiempo para practicar deporte… y se da cuenta de que, solamente vigilando la alimentación, poco puede hacer para controlar sus problemas de gases, colon irritable, estreñimiento, cacas pastosas… que, a su vez, le causan dolor de cabeza o cansancio…

Al final tenemos que sumar cosillas positivas y saltarnos las recomendaciones de vez en cuando.

A.D: En la población en general, tanto por tus pacientes como por la repercusión que ha tenido tu libro, ¿cuáles dirías que son los síntomas más frecuentes que ves en consulta?

X.V: Como te he comentado antes, sobre todo problemas digestivos y hormonales. También, problemas de tiroides, ovarios poliquísticos, miomas, mamas fibrosas, dolores menstruales, estreñimiento, diarrea, colon irritable, migrañas… esto es lo que sufren todas las personas que no ponen en orden sus hormonas y su intestino.

A.D: ¿Y cuando las personas aplican las medidas que les propones, ven mejorías en el conjunto de sus síntomas? 

X.V: Una vez identificas qué necesitas hacer para mejorar tu intestino, quizá te digas: «Es cierto que no practico nada de deporte», y en cuanto a la alimentación… Cuando lees el capítulo de mi libro donde hablo de alimentación… Yo quiero que la gente conozca la Akkermansia y el F. prausnitzii porque, si no conoces la Akkermansia y el prausnitzii, no sabrás cómo ayudar a estos bichos, que son los que te ayudarán a ti a mantenerte en tu peso y a que no tengas reabsorciones hormonales y reabsorciones de tóxicos. Cuando estabas a punto de eliminarlos, después de que tu hígado realizara su buena labor, las hormonas y los tóxicos se reabsorben de nuevo a nivel intestinal. Necesito explicarlo porque, una vez que la gente identifica qué puede hacer para mejorar y sabe qué hacer, los cambios son muy rápidos y muy espectaculares.

Y, antes, que me comentabas lo de la repercusión de mi libro… Yo me siento muy agradecido y muy afortunado de que Random House y Grijaldo, concretamente, me hayan dado la oportunidad, durante tres años, de poner orden en el escritorio del ordenador y entre los papeles que tenía esparcidos por todo el despacho —mis secretarias están muy contentas de que lo haya ordenado todo— y de que ahora todo esto sirva para que todas aquellas personas que se encuentran en lista de espera para mi consulta (o para la consulta de otros profesionales que practican la medicina integrativa), si leen cada uno de los capítulos e identifican por dónde no están eliminando bien las hormonas o por qué su intestino no está bien, sepan qué es lo que tienen que hacer, qué analíticas pedir, qué productos recomiendo y por cuánto tiempo… y ahí se preguntarán: «Y ahora, ¿para qué tengo que llamar yo a Xevi?» [risas].

A.D: Yo creo que no es suficiente, porque he leído tu libro y también visioné un vídeo en el que Andreu Buenafuente te comentaba que todos tenemos todos estos síntomas que mencionas en el libro, así que ¿por dónde empezamos?  

X.V: Si tienes todos los síntomas, tendrás más trabajo. Por ejemplo, si tienes exceso de estrógenos y lo sabes porque sufres dolores menstruales, el sangrado menstrual contiene coágulos, tienes flujo vaginal demasiados días al mes y las mamas fibrosas… si te pasa todo esto, ya sabes que eliminas mal los estrógenos o produces demasiados. Entonces, necesitas saber si es por culpa de la aromatasa, que los fabrica, o bien por culpa de las cuatro enzimas del hígado que ayudan a eliminar los estrógenos, y cuál de estas cuatro —una, tal vez dos, tal vez tres, igual son las cuatro o ninguna— es la que necesitas mejorar.

Hay analíticas para cada embudo, para cada una de estas enzimas que te ayudan a eliminar los estrógenos. Y una vez que identificas si tienes tal o cual síntoma, ya sabes que para confirmarlo necesitas pedir esa analítica en concreto: tienes que mirar la homocisteína, por ejemplo, o el colesterol o la bilirrubina… y una vez que conoces qué parámetro necesitas analizar —en el caso de haberte sentido identificada con los síntomas que explico, ya sea que falles metilando, sulfatando, con el glutatión o la glucoronización—, una vez conozcas los síntomas, pides la analítica para confirmar si eso es realmente así. Ahí, yo te describo los suplementos, los hábitos de vida en cuanto a alimentación y ejercicio físico que necesitas implementar y, al cabo de tres meses, repites la analítica y te pones nota. Porque los cambios son muy rápidos y muy espectaculares.

A ciertas personas les sientan mal el ajo, la cebolla y los espárragos, y los pimientos y el gazpacho se les repiten porque sulfatan mal. Estas personas, que suelen tener el colesterol bajo, la piel grasa, poco cabello y fino, y ovarios poliquísticos… Estas personas no asimilan bien estos alimentos tan sanos. Hay personas que pueden comerlos sin ningún problema, pero estas tienen más trabajo porque primero necesitan mejorar estas enzimas. De ahí que no haya una única alimentación para todos y que, en mi equipo, yo no pueda tener a un nutricionista convencional, porque es preciso aplicar la alimentación de una manera personalizada.

A.D: ¿Conoces el protocolo Paleo Autoinmune y, si es así, qué te parece? Es una dieta tipo Paleo, específica para personas con enfermedades autoinmunes, que excluye las solanáceas, los cereales y pseudo-cereales, los lácteos, las semillas y frutos secos y las leguminosas… Es un protocolo breve, por el cual vas reintroduciendo ciertas categorías de alimentos poco a poco y según tu sensibilidad personal.

X.V: Las personas a quienes les va bien este tipo de alimentación son aquellas que presentan una mala sulfatación. La gente que triunfa siguiendo esta dieta es aquella que es lenta sulfatando. ¿Te repite el ajo o el alioli? Cuando comes espárragos, ¿la orina desprende un olor característico? ¿Tienes el colesterol por debajo de 170? ¿La cebolla cruda, el pepino o el pimiento rojo se te repiten? ¿El vino blanco te provoca dolor de cabeza? ¿Tu pelo tiende a ser fino o escaso? ¿Tienes la piel grasa en la parte central de la cara? ¿O el pelo graso? ¿Ovarios poliquísticos? Las personas que presentan estos síntomas tienen tendencia a sulfatar mal. Lo mejor es que pidan analíticas y lo cuantifiquen. Las personas que sulfatan mal tienden a fabricar menos enzimas digestivas. La gastrina no se puede activar bien y hay poco ácido en el estómago, tampoco se les activa bien la colecistoquinina y no tienen ni bilis ni enzimas pancreáticas. ¿Y qué pasa con eso? Pues que tienen digestiones lentas. Y todo lo que precisa de enzimas no se digiere bien. Es por todo esto que si quitas de la dieta los cereales, las legumbres y las solanáceas, te sientes mejor.

X.V: ¿En el AIP también elimináis los lácteos, incluso los de cabra y oveja?

A.D: Sí, en una primera fase. Luego se pueden reintroducir según la sensibilidad de cada uno.

X.V: Yo, como no contemplo la salud desde el punto de vista de las dietas, la verdad es que no me he casado nunca con ninguna dieta. Las personas que presentan disbiosis intestinal y más cantidad de lipopolisacáridos, por las Gram negativas, tienen una sensibilidad al gluten no celiaca más elevada. Y si dejan el gluten, mejoran que lo flipas. Por lo tanto, si no tuvieras disbiosis intestinal y no tuvieras exceso de lipopolisacáridos, que generan una low grade inflammation, o sea, si tú tuvieras un buen equilibrio intestinal, el gluten no te penalizaría tanto.

A.D.: Pero te hablo de una dieta que está especialmente diseñada para personas con patologías autoinmunes, por lo que ya se entiende que presentamos una disbiosis intestinal.

X.V: Como las patologías autoinmunes no son patologías que tengan que ver exclusivamente con la dieta, verás que mucha gente sigue dietas anti-inflamatorias para las autoinmunes y no resuelven el problema. Porque cuando una persona tiene una enfermedad que se ha quedado con un fenotipo TH1, TH17 o TH2, nuestra obligación es recuperar la actividad de la interleucina 10, el factor de crecimiento transformante beta y el Fox P3, que aumentan los T reguladores. De haber tenido todo esto bien, ya no sufriríamos alergias ni enfermedades como: colitis ulcerosa, esclerosis múltiple, Hashimoto, artritis o Crohn.

A.D: ¿Me estás diciendo que todo esto lo tratarías fuera de la dieta?

X.V: No, porque hay ciertos alimentos que pueden favorecer las inflamaciones. Especialmente, los inhibidores de la amilasa-tripsina que están en los cereales con gluten. Por lo tanto, para la gente que tiene disbiosis, retirar el gluten puede ser una muy buena idea. Vamos a ver: de entrada puede ser una buena idea cuando hay inflamación, pero el hecho de tener antígenos no alimentarios, es decir, antígenos de microorganismos —como los parásitos o los virus o el Helicobacter Pilory—, esto también provoca que el fenotipo de los linfocitos T se desvíe hacia un fenotipo TH1, TH17 o TH2, que dan pie a enfermedades autoinmunes. Por eso, muchas veces, coexisten en la misma persona estos problemas: gente que ha pasado una mononucleosis y no se ha recuperado del todo, gente que tiene el Helicobacter Pilory en el estómago pero no le da ningún síntoma más allá de una B12 algo bajita, el hierro justito, un virus no resuelto y una tiroiditis de Hashimoto… y sigue una dieta antiinflamatoria. Yo digo, bueno, no te harás daño siguiendo esta dieta antiinflamatoria, pero si necesitas aumentar los T reg, deberíamos ver con qué alimentos acabas quedándote para poder aumentar la interleucina 10, el Fox P3 y el factor de crecimiento transformante beta… La cuestión es que necesitas tratar el virus y la bacteria y, cuando hayas hecho esto, los anticuerpos anti TPO y anti TG te bajarán cagando hostias. Solo con dejar el gluten, los anticuerpos bajarán mucho. Hay gente que no presenta anticuerpos exógenos de microorganismos y no tiene ni virus ni bacterias ni parásitos y, en cuanto deja el gluten, se recupera de la autoinmune. Estas personas, con una dieta libre de gluten, pueden mejorar muchísimo. Otras, no.

A.D: En mi caso, mis anticuerpos han bajado más de un 70% en dos años.

X.V: Si tu problema se debiera solamente a las inflamaciones que se generan a partir de los inhibidores de la amilasa-tripsina, que tienen afinidad por el Toll-Like Receptor 4 (que es el sistema autoinmune innato)… los macrófagos M1, que inducen un fenotipo TH1… Si tú quitas esto, habrá menos macrófagos M1, menos TH1 y lo verás porque los anticuerpos bajarán y la inflamación mejorará. Si no hay otros problemas, te bajarán y estarán bien, dentro de la normalidad. Una vez hayas arreglado esto, si no están del todo bien, significa que hay más cosas, que nos estamos dejando algo.

Hablando concretamente de tu tiroiditis, tienes que hacerte mirar el Helicobacter Pilory en el estómago, con el test del aliento, que es el test de la ureasa, y mirarlo en heces también; los dos, porque ninguno de los dos es patognomónico, por lo tanto hay que hacer las dos pruebas. Y tienes que mirarte los virus: el parvovirus, los dos de la mononucleosis (que son el Epstein Barr y el citomegalovirus), ya que es súper habitual que estén implicados en las enfermedades autoinmunes.

Hay que mirar los IGGs, de memoria. Así que, si tienes estos virus, una vez los empieces a tratar, verás que los anticuerpos van bajando. Y mientras tratas esta enfermedad autoinmune, que no es una enfermedad del tiroides, sino una enfermedad del sistema inmunológico, tienes que ayudar a tu tiroides para que no le falte de nada. Si ves que le falta selenio, le ayudas con selenio. Si le falta vitamina B12, le echas una mano ahí. Si le falta zinc, pues zinc. Y si funciona bien, no hace falta tocar la glándula. El tiroides es la víctima de la inmunidad, no la culpable.

A.D: Sí, es lo que nos dicen los médicos, que si no nos funciona la glándula tiroides, nos la tenemos que quitar.

X.V: Si no arreglas tu problema inmunológico, entonces estos médicos llevan razón. Si no haces nada para mejorar tu sistema autoinmune, seguro que evolucionará hacia una enfermedad crónica, por lo que tendrás que medicarte siempre y, al final, tendrán que extirparte la glándula.

A.D: Xevi, más allá de la dieta, de la cual hemos hablado mucho, ¿qué pautas de estilo de vida, movimiento, ejercicio… nos recomendarías?

X.V:

Para mantener la salud, yo lo que le recomiendo a la gente es que, una vez al año, pida una analítica de heces.

Viene a ser como un chequeo y pones nota a todos tus hábitos de vida. Porque si tú haces deporte, duermes lo suficiente y comes bien, tus microorganismos estarán equilibrados como nosotros sabemos que tienen que estar. Si tú no has hecho bien todo lo anterior, sacarás mala nota en tu analítica de heces.

La gente que tiene más firmicutes que bacteroidetes  son los que dicen «Ay, yo como cereales y me hincho; como legumbres y es que no puedo, me dan muchos gases»… Esto es algo fisiológico, es normal que los cereales y las legumbres provoquen gases, pero si te causan más gases de lo normal es porque las bacterias que están sentadas en las sillas o el sofá de tu colon, esperando a que llegue la fibra para poder fermentarla… si tienes más firmicutes que bacteroidetes… a los firmicutes les encanta fermentar… y si tienes más de lo normal, cuando comas legumbres, fliparás con los gases.

Por lo tanto, ¿tenemos que seguir la paleodieta? No, tienes que poner orden en tu intestino. Y verás que, cuando vuelvas a comer legumbres, no te causarán tantos gases como hasta ahora. El problema es que ahora tienes una disbiosis intestinal y, al seguir este tipo de alimentación Paleo o dejar las legumbres porque a ti no te sientan bien, por ejemplo, hace que si no las comes, no te generen gases. Pero es que resulta que los ácidos grasos de cadena corta protectores, que se fabrican a partir de las legumbres, son necesarios para los bacteroidetes, que son un filo genético que tiene que abundar en nuestro intestino y al que le encantan las legumbres, por lo que si no se las das…

A.D: ¿Pero también se pueden encontrar en los plátanos machos, plátanos verdes y boniatos cocidos y enfriados?   

X.V: Todos estos alimentos, que contienen almidón resistente y fibra soluble, les encantan a los firmicutes. Nosotros tenemos que procurar que la gente que tiene más firmicutes de lo normal que bacteroidetes, puedan equilibrar todo esto. Es un tema muy largo, pero muy guay, porque al final te das cuenta de que no hace falta radicalizar tu vida ni es necesario llegar a ciertos extremos, como las personas que desean seguir una dieta vegetariana o las que solo comen proteína para adelgazar.

A.D: Pero cuesta saber, cuando estamos mal de salud, si las legumbres nos sientan bien, por ejemplo.

X.V: Por eso realizamos una analítica de heces… Antes, cuando hacíamos analíticas de heces, mirábamos si faltaban lactobacillus, bífidus, e-coli… esto estaba muy preparado para que el prescriptor supiera qué pastilla debía recetar. Ahora, como las analíticas de heces no solo consideran las especies bacterianas, sino que miran los filos genéticos, que varían mucho según si comes más cereales, si practicas deporte o si vas demasiado estresado, ahora nos dan más pistas sobre los hábitos de vida de la gente. Si realizas el estudio del filo genético, es decir, si utilizas estas nuevas tecnologías biomoleculares que se llaman PCR (en España hay solo dos sitios donde lo hacen)… disponiendo de esta información, puedo decirte si tienes bajo este filo, que aumentaría con los ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados y las legumbres porque es lo que les gusta a estas bacterias y, si las tienes bajas, ¡necesitas aumentar el consumo de estos alimentos!

A.D: O sea, es una dieta totalmente individualizada. No hay solo un modelo vegetariano, vegano, Paleo…

X.V: Está claro,

puedes personalizar completamente la dieta con aquello que tus bacterias realmente necesitan.

Hace mucho tiempo un tipo dijo: «Eres lo que comes»; y yo, viendo los nuevos estudios, acabo entendiendo que no puede haber una dieta que le vaya bien a todo el mundo. Y no se entiende que un nutricionista elabore una dieta para adelgazar o para resolver los problemas hormonales de alguien, si no dispone de la analítica de heces para saber qué necesita esa persona exactamente. Es muy chulo.

A.D: Esto es el futuro de la nutrición, ¿verdad?

X.V: Cierto. No se entiende que un endocrinólogo no pueda tener un nutricionista al lado, que pueda hacer analíticas de heces y poner orden en la disbiosis intestinal, cuando ya se sabe que ésta causa problemas, como resistencia a la insulina, sobrepeso y obesidad.

A.D: Ahora me interesaría que me hablaras de la clínica Omega Zeta que está a punto de inaugurarse en Andorra. ¿Crees que hay aquí un público para este tipo de medicina integrativa?

X.V: De hecho, la clínica Omega Zeta es una empresa privada que, como tantas otras, ofrece sus servicios a las personas que desean sentirse integradas con un tratamiento de este tipo. Me siento afortunado de venir a estas tierras preciosas y compartirlo. Hoy, por ejemplo, [día de la presentación oficial de la clínica], no venimos a llenar un vacío que pueda haber en una ciudad o un país, creemos que simplemente venimos a sumar. De hecho, para que veas un poco mi manera de ser, yo sé que hay lista de espera para esta clínica y todavía no está abierta. Así que lo primero que he hecho ha sido organizar una conferencia gratuita para los nutricionistas de Andorra, porque es posible que, solo con nuestro equipo, no demos abasto para elaborar dietas a todo el mundo. Y necesito que los nutricionistas de Andorra y alrededores nos echen una mano para hacer dietas concretas para temas de salud tan frecuentes como los que hemos comentado. Si yo tengo un paciente que me viene con migrañas, yo le digo al nutricionista de mi equipo: «Prepárame una dieta para frenar la aromatasa; este paciente tiene la aromatasa demasiado activada», o si me llega un hombre con grasa acumulada en los pechos, hemorroides y varices en los testículos, y que está amargado porque sufre de alergias y eccemas en la piel, yo le puedo decir a mi nutricionista: «Hazme una dieta para frenar el receptor de los estrógenos, por favor». En tales casos, la dietista me echa una mano con dietas de temas muy concretos e integradores. Hoy ofrezco una charla a los nutricionistas para decirles: «Mirad, os mandaremos estos pacientes; no los atenderemos nosotros, sino que os los enviaremos a vosotros». Así que, lo que venimos a hacer aquí en Andorra es compartir conocimientos… y a que las personas que podamos ayudar se sientan mejor, mediante colaboraciones con otros profesionales.

Xevi Verdaguer 2 - Episalud.comA.D: Quería preguntarte, a nivel más personal, justamente hablando de nutrición, ¿estás estudiando el grado de nutrición ahora o es una leyenda urbana? ¿Quieres añadir estas competencias a tu currículum?

X.V: Sí, creo que me será útil, porque en mi equipo tengo a seis nutricionistas y, si algún paciente me pide una dieta, yo tengo que andar molestándoles constantemente. Y si algún día quiero impartir una charla y dar recomendaciones dietéticas, entiendo que me será útil. Yo ahora tengo a los nutricionistas de mi equipo, que me echan una mano cada vez que les pido una dieta y ellos me la hacen… ¿sabes?

A.D: Para tener más autonomía, ¿verdad?

X.V: Sí, aunque siempre seré un profesional con ideas diferentes, ¿sabes? Ni dentro del colegio de fisioterapeutas soy un fisioterapeuta ejemplar, no soy el tipo con el que se sienten más cómodos… ni cuando tenga el título de nutricionista… que me lo estoy sacando ¡pero muy tranquilamente, ojo! Vamos, que cuando mis hijas vayan a la universidad, yo no habré terminado todavía [risas]. O sea, que no me estreso; no quiero sacármelo en los años que toca. Voy haciendo y ya está. Seguiré siendo una persona que se dedica a estar al día y a rodearme de los mejores para aprender de ellos, ¿sabes? Porque, al final, cuando estás a la última de los estudios, como todo es nuevo… todo termina molestando a mucha gente, a la gente que no está en la misma onda que nosotros.

A.D: Uno tiene que ser diplomático y, al mismo tiempo, mantenerse firme en las propias convicciones, ¿verdad?

X.V: Por eso, cuando al principio me preguntabas cómo me definiría, me defino como riguroso y cercano. Soy riguroso en lo que hago, tanto con mis pacientes como en la docencia para profesionales y pacientes, y cercano porque, al final, todas estas personas que investigan… Es una pena que se pasen años realizando estudios para que se queden colgados en Google Scholar, Google Academics o PubMed, y que los que pasamos consulta no podamos tener acceso a todo ello y que los pacientes no se puedan beneficiar de todos estos conocimientos. El hecho de poder escribirlo en un libro, como he hecho yo en este caso, o poder impartir clases, permite acercar un poco las evidencias científicas a la gente de la calle. Así todos podemos beneficiarnos de todo aquello que se ha ido investigando. Y como a mí, en el fondo, me gusta estudiar… Yo les digo a los pacientes: «Ahora que has conseguido visita, lo que tienes que hacer es exprimir me en todo lo que te pueda ayudar» [risas], «porque con lo que sepa y en lo que pueda ayudarte, yo te ayudaré. Y en lo que no pueda, procuraré encontrarte a alguien mejor que te pueda ayudar de manera más específica».

A.D: Por eso tienes listas de espera tan kilométricas… 

X.V: Bueno, esto también es un problema…

A.D: Y la última pregunta, ya que me has dicho que tienes dos hijas, ¿qué coméis en casa, qué comen tus hijas?

X.V: Nosotros seguimos una dieta sana, omnívora, comemos de todo… En cuanto al gluten, en casa comemos muy poco y, con respecto a los lácteos de vaca, no tomamos porque llevan muchas hormonas. Yo soy un hombre con facilidad para fabricar hormonas femeninas y, por lo tanto, tiendo a tener problemas de acumulación si no hago las cosas bien. Si fuera una mujer, tendría unos dolores de regla flipantes, pero soy chico y no tengo estos sustos a final de mes. Intento no comer mucha carne, ingiero poca carne roja: un día a la semana. La copa de vino, me la tomo una vez por semana, la cerveza no me gusta, no tomo alcohol, me chuto dos cafés al día y bebo agua filtrada con osmosis, pasada por una máquina que genera hidrógeno, por lo que dispongo de un agua limpia con hidrógeno. Y el material de cocina que utilizo es de la marca Saladmaster, fabricado en acero quirúrgico inoxidable.

A.D: Sobre este punto, mis profes de Regenera sostienen que las máquinas de osmosis eliminan los minerales del agua.

X.V: Vale, sí. El agua en sí, al final, no lleva muchos minerales y queda con un PH neutro; es cierto que el agua no queda alcalina. Yo no sé cuál es la mejor manera, pero he visto que si coges el agua y no la osmotizas… todas las aguas llevan arsénico e, incluso con un sistema de osmosis, se limpian mucho los tóxicos pero sigue quedando arsénico. Diseñé mi propio sistema por puro interés personal, por mi propia salud, al ver que los pacientes a los cuales analizaba los tóxicos en orina y pelo presentaban muy pocos tóxicos, si disponían del sistema de osmosis, pero seguían teniendo arsénico, mientras que quien no disponía de osmosis, tenía todos los tóxicos más elevados… Ahí vi que los aparatos de osmosis actuales no son lo suficientemente eficaces para filtrar la cantidad de arsénico que se mueve por ahí. Cuando yo empecé, el arsénico no aparecía nunca en los análisis.

A.D: ¿La mayoría del arsénico que ingerimos no viene del arroz, las bebidas de arroz y otros alimentos?

X.V: Sí, se dice que el arsénico orgánico, el que está en los alimentos, no nos hace nada y que el inorgánico es el peor, pero tampoco está tan claro que la acumulación de arsénico orgánico en nuestro cuerpo no termine perjudicándonos. Hay en Nueva York una investigadora catalana que está precisamente estudiando esto ahora, pero todavía no disponemos de conclusiones claras al respecto. Sí disponemos, en cambio, de estudios que demuestran que el hecho de acumular mercurio, arsénico y plomo en el cuerpo acaba provocando disbiosis en el intestino. Sabemos que si estás expuesto a tóxicos, tendrás un desequilibrio en la flora bacteriana intestinal, en la microbiota. Si quieres mejorar tu salud intestinal, más que comer ciertos alimentos, quizá necesitas evitar primero la exposición a todos estos tóxicos. Al final, ¿qué tenemos que hacer para mejorar nuestra microbiota? Lo que yo digo es que sumes pequeñas acciones, no es necesario que te gastes todo el dinero en una inversión.

A.D. Entonces la gente te dirá que no puede comer pescado porque tiene mercurio y, al final, no sabrá qué comer.

X.V: Exactamente. Y si practicas deporte y sudas, los tóxicos se eliminan por la piel. Hay personas que utilizan la sauna. Lo suyo es intentar sumar poco a poco. Yo me compré la máquina de osmosis y de hidrógeno con un filtro específico para el arsénico. Esta máquina se comercializará dentro de poco y será específica para tratar el arsénico…

A.D: ¿Será una máquina Xevi Verdaguer?

X.V: No sé si al final le pondrán mi nombre o no, me pidieron permiso para hacerlo porque yo la había diseñado para mí y me preguntaron si podían ponerle mi nombre. Yo les dije «¡Haced lo que queráis!». Pero es una buena idea. Y si me dices que [con esta agua] te faltarán minerales… sí, es cierto, pero es que tú no adquieres los minerales del agua. Si comes frutos secos, frutas y hortalizas… lo que tienes que procurar es que tu alimentación sea alcalina y rica en minerales, sobre todo a través de los alimentos, no solo por el agua, ¿sabes? Todas las personas que han consumido este tipo de agua han notado una reducción de la inflamación y del estrés oxidativo, y todas han adelgazado… —«¿Qué has hecho?» —«Nada, ¡solo bebo esta agua! No he cambiado nada de mi alimentación y, no sé por qué, me he deshinchado». Al acumular menos tóxicos, no provocas alteraciones en la microbiota intestinal y padeces menos inflamación. Todo lo que hace que aumentes de peso está relacionado con la disbiosis, el estrés oxidativo y la low grade inflammation. Como todo esto, en muchas ocasiones, viene provocado por los tóxicos que están en el agua, si dejas de tomar agua con tóxicos… ¡ya tienes una cosa menos en la que pensar!Institut PNI XV - Episalud.com

A.D. ¡Muchas gracias Xevi!

X.V: ¡Gracias a ti!

 


Recomiendo encarecidamente a los lectores de Episalud que lean tu libro. Aprenderán muchísimo sobre sus hormonas, descubrirán cómo un exceso de estrógenos puede tener efectos desastrosos en la salud, y cómo una alimentación saludable así como el ejercicio físico y unos complementos alimenticios específicos pueden ayudar a prevenir y mejorar enfermedades y síntomas.

Es un libro de referencia, con sólidas bases científicas, pero a la vez escrito de manera amena y con muchos ejemplos.  Contiene numerosas referencias científicas actualizadas sobre nutrición y salud, así como explicaciones sobre la correlación entre enfermedades, síntomas, alimentos y complementos alimenticios que puedan mejorar estos síntomas, analíticas para investigar más con vuestro terapeuta, así como unas recetas absolutamente deliciosas al final del libro, a base de ingredientes naturales. ¡Mis favoritas son las croquetas de manzana con tahini y plátano y la crema de chocolate, plátano y aguacate! Aquí tenéis la versión en español y la versión en catalán.

Los lectores y pacientes pueden encontrarte en:

Página Web de Xevi Verdaguer

Clínica Omega Zeta

Facebook

Twitter

¡Muchas gracias por participar en esta entrevista y por seguir difundiendo la PNI en España y en el mundo, Xevi!


Grateful - Episalud.com• He transcrito el audio original en catalán y lo he traducido al español.  En el proceso de edición de la entrevista, he tenido el privilegio de contar con  la ayuda de Ester Galindo, compañera traductora/revisora profesional, y también apasionada de la salud. Ester ha embellecido el texto original, aplicándole un toque de maquillaje discreto y profesional que ha resaltado la esencia de las palabras de Xevi sin quitarles su autenticidad.

• Ester Galindo es MAF coach certificada y disfruta acompañando a aquellas personas que desean activar su energía vital. ¿Cómo? Recuperando su instinto con respecto a la alimentación, el movimiento físico y la gestión del estrés. Tiene la inmensa fortuna de contar con el Dr. Phil Maffetone (www.philmaffetone.com) como su mentor, con el que lleva 5 años colaborando. Si os pica el gusanillo: www.antum.life

• También quisiera agradecer a Sílvia Rubio y Noemí Artal de Orbyce Comunicación, y a Yolanda Cortés de Penguin Random House.
• Un saludo especial al Dr. Josep Aldosa, director médico de la clínica Omega Zeta de Andorra, que fue mi médico de cabecera y acupuntor en el 2015, cuando yo estaba sumergida en la peor crisis de salud de mi vida, y que  me proporcionó una ayuda esencial en mi proceso de recuperación. Como bien dice, «los pacientes son los primeros responsables de su salud».


Si te ha gustado la entrevista, te invito a comentarla en la parte inferior de esta página. ¡Con un poco de suerte Xevi contestará a algunos de ellos!

Si te ha gustado:Share on FacebookGoogle+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
Alice Dénoyers
Soy Alice, la creadora de Episalud. Mi objetivo es compartir información actualizada y fiable sobre los últimos avances en salud y nutrición, con especial enfoque en las enfermedades autoinmunes. Si quieres saber más sobre mí, entra aquí.
Showing 27 comments
  • Ainhoa
    Responder

    Muy buena entrevista, Alice! Y con mucho nivel… voy a tener que escarbar entre mis apuntes para entender del todo algunos comentarios de Xevi, jajaja!
    Es una pena que por aquí (Euskadi) no se le conozca tanto. Muy poca gente sabe lo que es la PNI y con algo tan desconocido siempre surgen reticencias.

    Gracias Xevi, por compartir tanto con Episalud 😉 A mí ya me has convencido para comprar tu libro.

  • Ainhoa
    Responder

    Por cierto, también me vendría muy bien que dijera en la tele por aquí lo de “como cagas?” 😂 Quizá así mis pacientes dejarían de mirarme como si estuviera loca 😅

  • Isi
    Responder

    Gracias Alice por acercarnos a Xevi.
    Me ha parecido súper interesante!!!
    Un saludo

  • Belén
    Responder

    Estupenda entrevista, mil gracias Alice por todo tu esfuerzo constante. Y a Xavi, por supuesto. Es muy esclarecedora, aunque como es normal a veces me pierdo un poco. Eso sí, ahora mismo tengo un sentimiento agridulce, porque todo esto no esté al alcance de tantos que padecemos enfermedades autoinmunes y por los que poco, o nada, hacen nuestros médicos. Leyendo la entrevista veo que hay esperanza, pero quedan de momento fuera de mi alcance.
    Eso sí, ese libro lo voy a leer!

  • Andrea
    Responder

    Wowwww me ha encantado. Precisamente me he comprado la semana pasada el libro y estoy aprendiendo muchísimo. Voy por el capítulo de los estrógenos. Las hormonas! Madre mía! Enhorabuena por la entrevista!

  • Rocío
    Responder

    Maravillosa e ilustrativa entrevista…
    Ahora comprendo más cosas de mi día a día. Busco cómo adquirir su libro en éste momento.
    Hace falta alguien como Xavi en México!!!
    Gracias Alice!

  • Francisca
    Responder

    Gracias por la información! Muy interesante

  • Anna
    Responder

    Muchas gracias Alice por la entrevista .
    Ahora voy a comprar el libro de Xevi .
    Yo estoy muy de acuerdo en el traje a medida global , y buscar el orígen . La alimentación y el ejercicio es muy importante y el deporte .. pero los virus , parasitos y bacterias desencadenan muchos transtornos q hacen q el cuerpo no este con equilibrio…. que vivo en propias carnes con una enfermedad bacterian y parasitaria ( enfermedad de lyme crónica )
    Pero es muy complicado llegar a entender todo gentica , terreno
    Gracias por todo lo que nos das 😘❤️

  • Laura alapont
    Responder

    Maravillosa entrevista Alice!. Maravilloso Xevi. Gracias

  • Carolina Jiménez Pizarro
    Responder

    Gracias infinitas Alice ❤❤❤ nutren con esta información! 👏👏👏
    Me encantaría hacerme un estudio de heces bien hecho! Pero ya no estoy en España y desde Chile no sé cómo…
    Un abrazo gigante ❤❤❤

  • Elena
    Responder

    Muchas gracias por compartirlo! Acabo de pedir el libro.

  • Candelaria
    Responder

    Felicidades Alice por esta entrevista, me encantó el libro Transforma tu salud , muy de acuerdo con los planteamientos de Xevi Verdaguer, todo un experto, gracias por contribuir con sus conocimientos y acercarnos a las evidencias científicas para mejorar nuestra salud

  • Esther
    Responder

    Gracias por tu esfuerzo y tus aportes, Alice. Encuentro muy interesante esta entrevista y me ha hecho replantearme algunas cosas. El problema que he encontrado es que se me ha hecho muy difícil entender la terminología que se utiliza, leo comentarios en Facebook de la cercanía de Xevi (no sé si en esta entrevista o personalmente), pero yo desde mi más profundo desconocimiento apenas he comprendido algunos temas. Entiendo que el libro es más o menos lo mismo por los feedback que hay sobre él, difícil de comprender. Ojalá Xavi se ponga aún más en la cabeza del paciente ignorante como yo y pueda explicarnos de forma algo más coloquial éstos conocimientos o ideas tan interesantes para no quedarnos sólo en la superficie. Me ha dado rabia no poder entenderlo todo.
    Mil gracias de nuevo, Alice. Un abrazo enorme.

  • Carmen
    Responder

    Gracias Alice!

  • Teresa
    Responder

    Gracias Alice, tremenda entrevista!!! Estoy leyendo el libro de Xevi y me parece muy esclarecedor. Con cada lectura y estudios compartidos en el blog y en facebook, se van levantando velos que nos ayudan a comprender un poco mejor.nuestros probkemas de salud.
    Gracias a Esther y a Xevi por compartir sus conocimientos.

  • Rut
    Responder

    Muy interesante! Y yo que me he deshecho de mi ósmosis, ya me hace dudar, me tocará comprarme otra. Seguro que el agua de lluvia tiene más contaminantes que el agua de pozo.

  • Olga Píriz
    Responder

    Alice como siempre un trabajo excelente , una entrevista con contenido lleno de información muy valiosa para todos los que amamos y cuidamos nuestra Salud…..
    Una entrevista donde se ve reflejada la gran experiencia de Xevi Verdaguer.
    Yo como Psiconeuroinmunologa Clínica adoro su trabajo y me siento orgullosa de la capacidad que tiene tan especial de compartir y divulgar la Psiconeuroinmunologia, una disciplina Integrativa y Mágica para crear Salud.
    Enhorabuena a los dos.

  • marta
    Responder

    Maravillosa entrevista !vaya regalazo!soy fan número 1 de xevi desde sus inicios …he asistido a sus conferencias en la sala barts …he hablado con él y no sólo me parece tan interesante y novedoso lo que explica y que tanto he aprendido que además es mejor persona …!un encanto !Estoy leyendo tu libro y es un tesoro !Felicidades por ser como eres primero y segundo por regalarnos tanta sabiduría !Realmente me apasiona este mundo !Lo malo es que más sé y mas patologías estoy descubriendo en mi!😢Una abraçada desde Barcelona !😘😘😘

  • Yhanna
    Responder

    Hace años que me planteaba estudiar PNI (vengo del mundo de la dietética y las terapias) y definitivamente me he convencido. Me encanta todo lo que he leído aquí, me parece súper lógico y acorde a mi filosofía. Ojalá pueda hacerlo algún dia! Un saludo 🙂

  • María Luisa Sibajas Ávila
    Responder

    Muchísimas gracias a Alice por acercarnos a este maestro, y a Xevi por compartir su sabiduría. Para Xevi: ¿Para cuándo cursos online de formación y/o actualización para l@s que estamos lejillos? Un saludo 🙂

  • Marta
    Responder

    Espectacular

  • Rosi
    Responder

    Me ha encantado la entrevista. Gracias Alice. Interesantísima, completa y esclarecedora. Somos únicos y necesitamos concretar qué nos conviene comer de forma individualizada.

  • David
    Responder

    Molt bona entrevista molt interesant ,fins y tot s’ha ma fet corta seguns abançaba perque ivas quedant ganes de saber mes ,segur que el llibre es una ayuda per a moltes noies amb el seus problemas hormonals me lo e llegit ya gracies xevi!

  • Lara
    Responder

    Muy interesante la entrevista. Menudo compendio de información útil. Me ha resultado especialmente curioso lo que comenta Xevi sobre la mala sulfatación. De toda la vida era de las que comía espárragos y la orina me olía mucho más fuerte y pensaba que era normal. Curiosamente, llevo un tiempo tomando enzimas digestivas y ya no me pasa. Blanco y en botella, ¿no?

    Muchas gracias Alice y Xevi :).

  • Ana Rosa
    Responder

    Muy interesante….pudiera encontrar el libro en mexico? Que falta nos hacen personas con ese conocimiento y preparacion de este lado ……Mexico! Gracias por la informacion ..como siempre lo mejor!

  • loli
    Responder

    Gracias Alice:: entrevista con mucho nivel como siempre tiene Xevi… pero la verdad que aunque sea muy cientifico lo que divulga a l@s Paleos nos hace un poco de “lio” “mezclar” criterios sobre alimentos “buenos” y malos” Hecha por tierra la teoria de la disbiosis por culpa de la dieta “neolitica”. actual… Ahora su labor divulgativa es una caña : por fin mucha gente sin interes en temas de salud se han puesto las “pilas…( y yo tengo sus libros tb!)

Escribe un comentario