Buenos días y feliz verano a los que nos leen desde el hemisferio Norte. Para nuestros amigos del hemisferio Sur, feliz entrada en esta estación del año que nos invita a centrarnos en nosotros mismos y a cuidarnos más que nunca.

Os mando estas fotos de mis queridas montañas de Andorra, preciosas, salvajes y nubladas, y os comento cómo viviremos el verano en Episalud.

NUESTRO TRABAJO DIARIO EN EPISALUD

Con mis fieles compañeras de viaje Olga, Ainhoa, Belén y Laura, hemos decidido reducir el número y el ritmo de las publicaciones del grupo Facebook y del blog en julio y agosto.

Durante todo el año publicamos 5 posts a la semana, de lunes a viernes, sobre temas tan variados como alimentación, platos y recetas, relajación, movimiento, desarrollo personal, medicación y complementos, recursos útiles, artículos científicos, entradas de blog de Episalud o de blogs amigos, encuestas y artículos para conoceros mejor, etc.

Además, intentamos contestar vuestras dudas, consultas y solicitudes de recomendaciones de manera eficaz y rápida, entre todos.

Este trabajo semanal es constante e intenso. Lo hacemos en nuestro tiempo libre, por pasión por la salud y el bienestar, y para compartir experiencias, ayudarnos mutuamente y crear una comunidad fuerte.

Lo estamos consiguiendo, ¿verdad? Después de año y medio de existencia del blog y el grupo de Facebook Episalud.

Tal vez no os deis cuenta — o sí, y lo valoráis en su justa medida — de la constancia, la energía y el tiempo que requiere llevar una comunidad de Facebook y un blog con entradas cada dos o tres semanas.

Si lo hacemos es porque queremos hacerlo y porque nos aporta beneficios inmensos, como conocer a unos amigos fantásticos que nos acompañan a lo largo de nuestra vida, ayudar a personas que están sufriendo y ser mejores personas cada día.

Para respetar nuestros ritmos fisiológicos, estos esfuerzos constantes deben reducirse durante un tiempo para permitirnos recuperar fuerzas e inspiración.

Quiero agradeceros a todos vuestra presencia aquí, vuestra participación — activa o más discreta — y vuestra fidelidad.

EVOLUCIÓN

Desde los inicios de Episalud en febrero de 2017, todos hemos evolucionado en nuestro estado de salud y nuestra felicidad: hemos mejorado, hemos sufrido brotes (que hemos aprendido a gestionar), algunos han llegado a la remisión, otros han empeorado, pero la mayoría hemos aprendido y experimentado muchísimo.

Unos han encontrado a su/s terapeuta/s ideal/es, otros siguen buscando. Cada uno a su ritmo y con sus éxitos, sus fracasos y sus ajustes necesarios.

La salud no es lineal

Siempre hemos dicho que el camino de la salud no es un proceso lineal. Para algunos, el cambio hacia una alimentación anti-inflamatoria, inmuno-reguladora y con una densidad nutricional alta, más ejercicio físico funcional, el ajuste de su/s tratamiento/s farmacológicos, una buena gestión del estrés, buenos hábitos de sueño y descanso, un apoyo social fuerte y un conocimiento más integrativo de los mecanismos de salud y enfermedad han sido suficientes para llevarlos a una calidad de vida óptima.

Otros siguen luchando porque viven procesos de salud más complejos.

FORTALEZA

A todos os felicito por vuestros esfuerzos, vuestra constancia, vuestros retrocesos, vuestro empeño en aprender cada día más sobre salud, bienestar, nutrición y medicina integrativa.

Cada día que nos leéis, os demostráis a vosotros mismos que queréis tomar las riendas de vuestra vida. Que queréis ser más críticos, más listos, más resilientes, más rebeldes, más atrevidos y más proactivos.

Estamos pasando de ser simples «pacientes» a actores activos y empoderados de nuestra salud, y estamos ganando duras batallas contra un sistema que sigue intentando tratar cada síntoma con un fármaco, y que muchas veces no sabe (o no quiere, o no puede) ver al paciente en su globalidad ni dedicar tiempo y conocimientos a buscar las causas profundas de sus patologías.

¿IMPONER O SER UN EJEMPLO?

Muchos de nosotros nos enfrentamos a círculos sociales que desprecian, critican o rechazan nuestro estilo de vida. Estos enfrentamientos nos frustran pero nos fortalecen en nuestras convicciones y refuerzan nuestros vínculos como tribu, solidarios y determinados hacia un objetivo común, la salud y la felicidad a largo plazo.

En muchas ocasiones me siento presionada por justificar por qué como lo que como y por qué vivo como vivo. Me falta tranquilidad y serenidad en este aspecto. Seguramente por una falta de confianza y de sensación de credibilidad.

Acabo de pasar dos temporadas totalmente paradójicas: 5 días de pura vida Paleo en Lanzarote con la tribu de Airam Fernandez y 6 días de visita de mi padre y su compañera en mi casa. Los adoro a los dos, son unas de las personas más importantes en mi vida. Ambos siguen tratamientos para diabetes, colesterol, hipertensión, etc. Sobrepeso, trastornos tiroideos, sedentarismo, varias intervenciones quirúrgicas, procesos cancerosos hormonodependientes en el pasado, una calidad de vida limitada. Unas dietas (controladas por médicos y diabetólogos convencionales) a base de harinas refinadas, productos procesados Light, fruta y verdura, casi nada de grasa, huevos, carne o pescado.

Fue muy duro para mí observar su manera de comer y vivir, convencidos de que pueden tomarse medio kilo de pan al día sin ningún problema, que esto no es azúcar y tampoco hace subir la glucemia porque son «carbohidratos lentos», total no pasa nada porque luego se toman la pastilla contra la diabetes y listos. Satisfechos de tomarse el café sin azúcar y con edulcorante, eso sí. Y casi nada de grasas, porque «hacen subir el colesterol», y eso es para ellos como una sentencia de muerte asegurada.

En cambio, en el retiro Human Cook & Train en Lanzarote con mi tribu Paleo, de la cual os hablé hace pocos días en esta entrada, vivimos durante unos días una vida acorde con nuestra fisiología y las leyes inalterables de la naturaleza. Sin contradicciones, sin paradojas molestas, sin oposiciones brutales entre la manera en que se supone que los humanos estamos diseñados para vivir y la realidad. Al contrario.

Toda una experiencia de vida fluida, harmónica, con personas que dan el ejemplo de manera digna, determinada y serena, y que practican lo que predican.

Mis luchas para mis familiares están perdidas, es un hecho real que tengo que asumir y os aseguro que me duele el alma, pero voy a seguir luchando toda mi vida para ganar más batallas, para mí, para mi hija, para vosotros, y cuando sea el momento, cuando pueda dedicarme profesionalmente al mundo de la salud.

A veces me pregunto si mis familiares preferían verme incapacitada, como un vegetal en la cama durante meses, sin poder pensar, trabajar o hablar. Ahora, cuando estoy en plena posesión de mis capacidades físicas y mentales, les molesto con mis pensamientos inconformistas.

Soy consciente que tengo que aprender que no puedo ayudar a alguien que no quiera ser ayudado, no puedo intentar romper una montaña de granito, sino contornearla y buscar otras vías. Y ya sé cuál es el camino:

  • Estudiar, estudiar y estudiar. Para tener más conocimientos y más credibilidad.
  • Predicar por el ejemplo.
  • Reforzar mi tribu.
  • Ayudar a los que me pidan ayuda.
  • Asumir que no puedo imponer a los demás lo que a mí me funciona (y que nadie más que yo me impuse o me propuse).

Hace varios meses escribí una entrada titulada «Nuestras decisiones alimenticias y el resto del universo», en la cual describo esta lucha interna llena de frustraciones y lecciones para aprender, que varios de vosotros compartís.

El valle de Ordino, Andorra, mi lugar en el paraíso

REFORZAR NUESTRA TRIBU

Mientras tanto, sigo mi camino junto a todos vosotros, para crear un mundo de locos atípicos y apasionados, que apuestan por una ciencia al servicio del ser humano, una alimentación fisiológica que sea coherente con nuestras necesidades y nuestra evolución, unos patrones de movimiento naturales e intuitivos, unos vínculos sociales fuertes, unos ritmos circadianos fluidos y respetuosos con nuestra fisiología, más energía y menos estrés.

VERANO EN EPISALUD

Este verano en Episalud será regido por el descanso, el movimiento y el juego al aire libre, experimentos de todo tipo, encuentros, descubrimientos, libertad, desconexión de los ordenadores y las redes sociales, y más conexión con nosotros mismos, la naturaleza y nuestros seres queridos.

En nuestro grupo de Facebook, mantendremos las publicaciones estrella de los miércoles (compartir platos y recetas) y de los viernes (compartir conocimiento a través de artículos, estudios científicos, entradas de blog sobre salud y nutrición…). El resto de la semana, nos lo tomaremos con calma.

Este período estival de descanso nos permitirá renovar energías e inspiración para ofreceros nuevas propuestas en septiembre. Ya tengo varias ideas que os encantarán, pero de momento, sssshhhhh… ¡son sorpresas!

Gracias a todos los lectores y a mi fantástico equipo de 4 maravillosas Epiladies que siguen y apoyan las ideas y la filosofía de Episalud, para que todos podamos crecer y aprender cada día.


Y tú, ¿cómo te has planteado el verano? ¿Vas a desconectar, moverte al aire libre, cuidar mejor tu alimentación, tus relaciones sociales y tu salud? ¿Sabes seleccionar tus luchas y dedicar tu energía a causas que valen realmente la pena, como cuidar tu salud y ser un poquito más feliz cada día? ¿Te enfrentas a diario con personas que se oponen a tus decisiones de estilo de vida?

No dudes en comentarnos tus opiniones en el espacio de comentarios justo debajo de esta entrada.

¡Feliz verano!

Alice Dénoyers
Soy Alice, la creadora de Episalud. Mi objetivo es compartir información actualizada y fiable sobre los últimos avances en salud y nutrición, con especial enfoque en las enfermedades autoinmunes. Si quieres saber más sobre mí, entra aquí.
Comentarios
  • laura
    Responder

    Querida Alice, estoy super emocionada con tu entrada en el blog. Cada entrevista tuye me fascina… sin duda tienes mucho potencial, se que son muchas las veces que te lo he dicho, pero no me cansare nunca de compartirlo.

    En primer lugar decirte gracias!!!. Muy agradecida por tu amistad y tu aprecio, por no sacarme tarjeta roja jiijji, teniendo en cuenta que últimamente no he podido ayudarte casi nada.

    Orgullosa de pertenecer a esta tribu, que a mi me ha hecho crecer desde que empece a formar parte de la misma. Y tanto que he crecido… a todos los niveles. Gracias a las entradas de los martes he aprendido muchas cosas maravillosa. Y el aprendizaje no solo ha sido en una primera etapa, de la preparación de los post, sino principalmente de la participación de todos nuestros episaludianos jiji.

    Gracias a mis compañeras, pues todas hemos formado un grupo estupendo, y se que aunque hay temporadas que estamos mas liadas, estaremos para siempre y de la manera que sea. Ya formamos parte de cada una de nuestras vidas.

    Alice todo lo que has dicho hoy es realmente maravilloso…. y como lo cuentas.

    Gracias amiga. Namaste

Escribe un comentario