Hoy quiero hablaros de un tema complejo, tabú y muy poco glamour.

Las enfermedades neurodegenerativas.

Llámales demencia, Alzheimer o Parkinson.

HABLAR DE LAS ENFERMEDADES NEURODEGENERATIVAS

¿Por qué no solemos hablar con naturalidad de estas enfermedades? Porque les tenemos pánico. Porque cada uno de nosotros conoce o ha conocido a una persona afectada.

Porque pensamos (equivocadamente) que ser diagnosticado de cáncer o alguna enfermedad neurodegenerativa es «una lotería», o incluso que es normal vivir procesos de degeneración cerebral cuando nos hacemos mayores. Que no se le puede hacer nada. Así que mejor no pensar en ello, mejor no hablar de ello, mejor no intentar prevenirlo.

El miedo a perder sus capacidades cognitivas es una de las mayores preocupaciones de la población occidental.

De todas formas, ya que estas enfermedades no se pueden curar, ¿entonces para qué hablar de ellas?

Sabéis que tengo muy pocos conocimientos científicos, solo me dedico a estudiar y reflexionar. Esta entrada no pretende de ninguna manera explicaros las bases científicas ni presentaros una manera eficaz de prevenir (ni mucho menos curar) estas terribles enfermedades.

Solo son reflexiones acerca de lo que leí en los últimos años. Estas reflexionas son apoyadas e ilustradas por artículos científicos, la mayoría en inglés (lo siento por las personas que no entiendan este idioma).

Os comenté que uno de los motivos por los cuales quería trabajar cada día para mejorar mi salud y mi vida era mi miedo a desarrollar alguna enfermedad neurodegenerativa en el futuro.

Lo hice sin tapujos en esta entrada de blog de hace varios meses: («No soy un robot»).

Varias mujeres de mi entorno acabaron su vida en un estado de demencia avanzado, después de procesos degenerativos extremadamente largos y dolorosos.

Hace pocos años, yo estaba convencida de que, me guste o no, seguramente seguiría esta lógica implacable.

ALICE EN EL PAÍS DEL TERROR

Con 41 años, hace tan solo dos años y medio, tuve síntomas de pre-demencia que me aterrorizaron. Os cuento las causas que me llevaron a esta situación en mi blog: (artículo).

En medio del pueblo en el cual llevaba 7 años viviendo, no recordaba el camino de vuelta a casa.

Hice una denuncia a la policía por presunto robo de coche, cuando mi Toyota llevaba 5 días aparcado en la parada de autobús delante del centro de salud.

Tenía que apuntarlo todo en post-its: si me había tomado la medicación y a qué hora, cuándo tenía la próxima visita al médico, etc. Luego, no me acordaba dónde había puesto los post-its y los buscaba como una loca por todo el piso.

Me era imposible memorizar mi propio número de teléfono, el código del banco, las direcciones, los horarios…

Me daba cuenta de que me estaba olvidando hasta de quién era. Estaba perdiendo mi propia identidad.

No era capaz de caminar, hablar, conducir, relacionarme, respirar, vivir con normalidad.

Estaba perfectamente consciente de mis pérdidas cognitivas, mentales y físicas.

Tuve que dejar de trabajar durante 7 meses porque no era capaz de traducir una frase (llevo casi 20 años trabajando como traductora autónoma).

Cuando viví esta película de terror, pensaba que era preferible morir que seguir viviendo así. No os extraña, verdad.

Este horrible temor a tener que ser espectadora impotente de mi progresivo declive cognitivo me paralizaba, pero por no sé qué milagro, decidí reunir todas mis fuerzas para estudiar y salirme de ese infierno.

CÓMO RECUPERÉ MI CEREBRO

¡Y es cuando conocí los poderes mágicos de la epigenética!

Epigenética que da su nombre a este blog, para los que todavía no lo sepan.

En unos meses, volví a sentirme más segura, más fuerte, recuperé mi memoria, mis capacidades cognitivas, mi identidad propia… Cambié mi alimentación (artículo) y mi estilo de vida (artículo) de manera radical, como muchos sabéis. Más adelante, decidí profundizar mis conocimientos sobre el estilo de vida Paleo y la psico-neuro-inmunología, y me apunté a un postgrado de dos años, que acabaré en unos meses.

Ahora mismo, con 43 años, trabajo a jornada completa como traductora autónoma; estoy estudiando un posgrado de PNI y preparando un examen oficial (C1) de catalán; hablo, pienso, escribo y estudio cada día en 4 idiomas diferentes; llevo un blog y una comunidad de Facebook con más de 3.500 miembros; me ocupo de mi hija de 4 años; hago ejercicio entre 4 y 6 días a la semana; cocino tres comidas al día a base de alimentos naturales y frescos; tengo muchos proyectos profesionales y personales, etc.

Duermo 8 horas o más cada día y puedo decir que tengo una vida llena y feliz.

O sea, podéis ver que, a nivel cognitivo, ¡voy bastante bien!

Hace mucho que quería hablaros de la degeneración cognitiva de una manera un poco más detallada. En estos 3 años, he leído muchos libros, estudios y artículos, he escuchado decenas de podcasts, he visto multitud de vídeos, y quería compartir con vosotros algunas reflexiones que estas lecturas me han inspirado.

Esta entrada de blog, a modo de frases sueltas como burbujas informativas, se apoya en estudios científicos recientes, gracias a las cuales podréis profundizar en los temas que más os llamen la atención.

Aprenderéis que las enfermedades neurodegenerativas tienen causas multifactoriales, como el sedentarismo, una mala alimentación, una falta de nutrientes esenciales, hábitos de vida nefastos, poca estimulación mental, etc.

A pesar del componente genético de estas enfermedades, existen varios enfoques naturales que nos puedan ayudar a reducir la prevalencia de la neurodegeneración. Para ello, tenemos que aplicar estos métodos durante nuestra edad adulta, sin esperar a recibir un diagnóstico.

Estos métodos tan valorados por la medicina funcional o psico-neuro-inmunología son: alimentación anti-inflamatoria, ejercicio físico, estímulos mentales positivos, una correcta gestión del estrés, etc.

DEFINICIÓN

La enfermedad de Alzheimer es un tipo de demencia degenerativa caracterizada por pérdidas de memoria leves que empeoran hasta la incapacidad total (estudio).

Otros síntomas son la confusión, poca capacidad de juicio, trastornos del lenguaje, agitación y alucinaciones. Todos los ámbitos mentales están afectados (artículo).

La prevalencia de Alzheimer es estimada a más de 45 millones de personas en el mundo, y se prevé que triplicará en el 2050 (estudio).

CAUSAS

Las causas de demencia son multifactoriales (estudio), (estudio), (estudio), (estudio).

Alzheimer tiene causas genéticas y epigenéticas (estudio), (estudio), (estudio).

Unas causas que pueden precipitar la demencia son: dieta occidental estándar, estrés, depresión, falta de sueño, exposición a ciertas toxinas, patógenos, tabaquismo, sedentarismo… (estudio)

¡Mirad todas las consecuencias negativas que puede tener la privación de sueño en las capacidades cognitivas! (estudio)

Los primeros síntomas de Alzheimer pueden aparecer muchos años antes del diagnóstico (estudio), (estudio), (estudio). Estos primeros síntomas son: depresión, dificultades cognitivas, pérdida de memoria, confusión o problemas en el lenguaje.

Cada vez más pacientes jóvenes son diagnosticados de Alzheimer (estudio), (estudio).

ENFERMEDAD DE PARKINSON

La enfermedad de Parkinson se desarrolla por falta de producción de dopamina por el cerebro (estudio), (estudio).

Síntomas como estreñimiento crónico, piernas inquietas o insensibilidad olfativa son frecuentes en pacientes con la enfermedad de Parkinson (estudio).

La nutrición juega un papel importante en la prevención y el tratamiento de la enfermedad de Parkinson (estudio).

John Gray, autor del best-seller «Los hombres son de Marte, las mujeres de Venus» en los años 90, empezó a desarrollar la enfermedad de Parkinson, aplicó las acciones de medicina funcional y lleva varios años asintomático (artículo).

AZÚCAR Y DEGENERACIÓN

Una dieta muy alta en azúcares o carbohidratos (estudio) (estudio) (estudio) así como la resistencia a la insulina (estudio), (estudio) son la puerta de entrada a las enfermedades neurodegenerativas.

El estrés y la depresión crónicos son causas frecuentes de Alzheimer (estudio) (estudio) (estudio).

Muchos expertos se refieren a Alzheimer como «diabetes de tipo 3» (estudio) (estudio).

 

zapatillas nevera - Episalud.com

INFLAMACIÓN CRÓNICA Y PERMEABILIDAD INTESTINAL

La inflamación crónica de bajo grado (estudio) y la permeabilidad intestinal (estudio) son otros factores de declive cognitivo.

Existen muchas correlaciones entre el cerebro y el intestino, el gut-brain axis (estudio). La disbiosis intestinal puede contribuir al desarrollo de Alzheimer (estudio), (estudio).

Os recomiendo otro libro dedicado al estudio del eje intestino-cerebro, «The Mind-Gut Connection» (libro).

PREVENCIÓN

¿Crees que la enfermedad de Alzheimer es inevitable? Te equivocas. Existen maneras de prevenirla (estudio).

Actualmente no existen tratamientos que curen esta enfermedad, pero existen varios enfoques para prevenirla de manera eficaz. Podéis leer el libro del Dr Dale Bredesen, «The End of Alzheimer’s» (libro).

NUTRICIÓN

Un estilo de vida apropiado y una alimentación con alta densidad nutricional y anti-inflamatoria puede reducir las probabilidades de desarrollar Alzheimer o retrasar su aparición.

Este estudio muestra como un enfoque nutricional puede prevenir o ralentizar la progresión de la enfermedad de Alzheimer.

Tener niveles óptimos de micronutrientes como vitaminas, minerales y oligoelementos es fundamental para la salud cerebral (estudio) (estudio).

Os recomiendo la lectura de este fabuloso libro de Max Lugavere sobre los alimentos que nos pueden ayudar a mejorar nuestras capacidades cerebrales (libro Genius Foods).

El gluten participa en la degeneración cognitiva. Podéis leer el libro «Cerebro de pan» del Dr. David Perlmutter (Cerebro de pan). Un artículo de PubMed habla de este tema: (estudio).

NUESTRAS AMIGAS LAS GRASAS

Nuestro cerebro está constituido por un gran porcentaje de grasa. Nuestras hormonas necesitan grasa para funcionar de manera óptima. Las células de nuestro cuerpo son grasa. ¿De verdad quieres seguir con la dieta a base de productos Light y poner tu cerebro a dieta? ¡Venga, dale grasa a tu cuerpo y tu cerebro!

Me refiero a las grasas saludables como el aceite de oliva virgen extra, el aceite de coco, las grasas animales de origen ecológico, etc. Por supuesto, no recomiendo los aceites vegetales ultra-transformados y con alto contenido en omega 6 pro-inflamatorio, las grasas trans, las grasas industriales, etc.

¿Sabías que los Omega 3, presentes mayoritariamente en el pescado azul de pequeño tamaño, pueden hacer maravillas para tu cerebro? (estudio), (estudio).

El aceite de coco puede tener efectos muy benéficos en las capacidades cognitivas y en la reducción de los síntomas de Alzheimer (estudio) (estudio). Os recomiendo la lectura de este artículo de mi amiga Yhanna Sánchez, naturópata y acupuntora, sobre aceite de coco para Alzheimer y demencia senil: (artículo de Yhanna).

DIETA CETOGÉNICA

Equipos científicos internacionales están estudiando los efectos beneficiosos de las dietas cetogénicas, del ayuno y/o de la restricción calórica en pacientes con enfermedades neurodegenerativas (estudio), (estudio), (estudio).

Los picos de azúcar repetidos durante toda la vida son un camino directo hacia Alzheimer. ¡Reduce tu consumo de azúcar y come más grasas saludables!

AYUNO

Os presento tres estudios que indican que el ayuno intermitente terapeútico puede tener efectos positivos en enfermedades neurodegenerativas: (estudio), (estudio), (estudio).

Para mejorar nuestras capacidades cognitivas, vivamos la PNI, seamos apasionados y felices, estudiemos, aprendamos idiomas o competencias nuevas, leamos, juguemos, seamos curiosos…

HORMONAS

Una mala gestión de ciertas enfermedades autoinmunes como la tiroiditis de Hashimoto puede provocar el desarrollo de Alzheimer. Os recomiendo el libro «Why Isn’t My Brain Working?» (¿Por qué mi cerebro no funciona?) del Dr Datis Kharrazian, experto en enfermedades autoinmunes, nutrición y ciencias neurológicas: (libro).

Aquí tenéis otros estudios sobre la relación entre tiroiditis de Hashimoto y prevalencia de demencia: (estudio), (estudio).

El colesterol participa en la creación de muchas hormonas. ¡Consume grasas saludables y mejora tu memoria! (estudio).

La salud hormonal es fundamental para la longevidad. ¡Cuida tus hormonas!

SEDENTARISMO

El sedentarismo (estudio), (estudio) es un factor de predisposición a la enfermedad de Alzheimer (estudio)

Hacer ejercicio vigoroso de manera habitual y tener una alimentación saludable reduce las probabilidades de desarrollar enfermedades neurodegenerativas.

 

Alzheimer - Episalud.com

ENTRENAMIENTO COGNITIVO

Una actividad cognitiva estimulante puede jugar un papel importante en la prevención de enfermedades degenerativas.

No hay edad para ejercitar sus capacidades cognitivas gracias a la plasticidad cerebral o la capacidad que todos tenemos para crear nuevas conexiones neuronales (estudio), (estudio), aunque faltan estudios que demuestren que los entrenamientos cognitivos tienen efectos concluyentes en la reducción de la progresión de la enfermedad (estudio).

CONCLUSIONES

¡Reforcemos nuestros circuitos generadores de dopamina mediante mecanismos funcionales y naturales de alimentación, hidratación, satisfacción social, profesional, física o sexual!

En resumen, volvamos a descubrir la sensación de comer con hambre, beber con sed, amar con pasión, estudiar con ganas, etc.

La medicina funcional o PNI nos ayuda a encontrar las herramientas necesarias para prevenir el declive cognitivo.

Reducir la inflamación, reforzar el sistema inmune y restaurar la salud intestinal son fundamentales para prevenir el declive cognitivo.

Las células madre son una potente esperanza para tratar las enfermedades neurodegenerativas (estudio).


Espero que estas píldoras informativas te hayan gustado.

Yo ya te he explicado cómo vivo y qué acciones llevo a cabo para cuidar mi salud cognitiva.
Y tú, ¿qué haces para prevenir las enfermedades neurodegenerativas?

 

Alice Dénoyers
Soy Alice, la creadora de Episalud. Mi objetivo es compartir información actualizada y fiable sobre los últimos avances en salud y nutrición, con especial enfoque en las enfermedades autoinmunes. Si quieres saber más sobre mí, entra aquí.
Entradas relacionadas
Showing 10 comments
  • Eugenia Reboll
    Responder

    Saludos Alice. Has escrito un post memorable. Será de mucha ayuda a las personas que padecen estos problemas. Te felicito. Un abrazo fraterno.

  • Alice Dénoyers
    Responder

    ¡Muchas gracias Eugenia! Comparto tu blog, por si los lectores de Episalud aún no lo conocen: http://naturopatiaysalud.blogspot.com/
    Un fuerte abrazo!

  • ROCIO
    Responder

    Hola, Alice. Todos tus post son una pasada, pero este es espectacular y de lectura obligada para todas las personas, tengan o no diagnosticada alguna enfermedad, es útil para todos. Muchísimas gracias por compartir tanto y de tan buena calidad. Completo, claro, ordenado, sencillo, cercano.. es genial! Un abrazo!

  • Yhanna
    Responder

    Muy buen artículo, Alice! Justo hace un par de semanas hablaba de este tema con mi padre. Ni me quiero imaginar el miedo que pasarías durante ese episodio de “desconexión”. Ufff, en serio, que mal rato.

    ¿Llegaste a leer el artículo que escribí para soycomocomo sobre el aceite de coco en relación a esto? Creo que lo colgué un viernes hace tiempo en el grupo.

    Con tu permiso lo comparto en mi página, un fuerte abrazo.

  • Jade Galarza
    Responder

    Algo muy parecido le está sucediendo a una amiga mía. Tiene ni edad 56. Le hicieron varios estudios del cerebro y le diagnosticaron demencia. Resulta que parte de su cerebro ya está atrofiado. Qué tristeza. Gracias por esta información.

    • Alice Dénoyers
      Responder

      Hola Jade, lo siento por tu amiga. No dudes en hacerle llegar la información del blog, tal vez le pueda ayudar. Un fuerte abrazo.

  • Gara
    Responder

    Hola Alice , primero agradecerte unormemente que consagra tu vida a recopilar toda esta información y a ser un guía y en mi caso una esperanza a volver a tener una vida normal en la q me vuelva a sentir yo misma. Todo lo q aquí compartes tiene un valor incalculable para mí.

    Tras dos meses muy duros , (Qué voy a contar q no sepas ya) Me acaban de diagnosticar hipotiroidismo de Hashimoto.
    Yo al igual q tú sabía q algo no funcionaba bien. Y tras muchas vueltas ( con poca energia ) he encontrado una doctora buenísima.
    Ella coincide contigo en muchos planteamientos y a mí me llenas de esperanza. Pensar que poder día a día disfrutar de mi familia, mis amigos,como no de mi misma si, de mi mente, y de mi cuerpo.

    De verdad encontrar toda esta información y tú testimonio de vida son incalculables en este momento del proceso, saber que mi mente se recuperara y q podré volver a disfrutar de las cosas.

    Mil gracias aquí tienes una nueva seguidora incondicional.

    • Alice Dénoyers
      Responder

      Hola Gara, me he emocionado mucho al leer tu mensaje. Es un honor ser una fuente de inspiración para ti.
      Puedes recuperar tu vida, sí! Con esfuerzo y paciencia. Ya estás en muy buen camino.
      Un fuerte abrazo.

Escribe un comentario